Publicado: Jue, 20 Sep, 2012

Aprovechar la democracia

danilo_medina_presidente_dominicanaEn los tiempos en que Fidel Castro asistía a todos los cambios presidenciales en América Latina, comenté con el abogado Fausto Adolfo Martí, integrante del Comité de Unidad Nacional que luego resultó ser un infiltrado de la Seguridad del Estado, sobre qué pensaría Castro de esos actos de toma de posesión cuando aquí en Cuba era él quien siempre estaba en el poder.

Y me respondió: “Que son unos comemierdas que se dejan quitar el poder”.

Luego quien comenzó a ir a esos actos de transmisión de mandos estatales, hasta su defenestración, fue Carlos Lage. En la actualidad lo hace Esteban Lazo. Pero en Cuba, los Castro, apoyados en los generales, continúan en el poder. Y es de suponer, que su opinión, sea cual sea, sobre los cambios presidenciales en los países democráticos, debe ser la misma que han tenido siempre.

Lazo asistió a la toma de posesión del nuevo presidente de la República Dominicana, Danilo Medina, el día 17 de agosto, y luego se reunió con el nuevo mandatario dominicano. Los medios oficiales cubanos dijeron que conversaron sobre los vínculos entre ambos países. “considerados históricos y muy afines desde el punto de vista cultural”.

Históricos se saben que son. Allá en la República Dominicana Máximo Gómez y José Martí, dos de los grandes próceres de la historia de Cuba, redactaron y firmaron el Manifiesto de Montecristi, documento en el que se plasmaron principios éticos y morales por los cuales se daba inicio a la contienda armada independentista de 1895. Gómez, dominicano de origen, terminó la guerra siendo el General en Jefe del Ejército Libertador.

Culturalmente, aunque ambos países están en la misma zona geográfica y son islas, no son afines porque la política de una nación es parte importante de su cultura. Y en la República Dominicana hay una democracia y en Cuba existe desde hace más de 53 años una tiranía de izquierda.

Lo que sucede es que los regímenes de ese corte siempre han aprovechado cualquier tipo de oportunidad para buscar el reconocimiento, o relación, con las sociedades democráticas, entre otras cosas, porque eso les otorga algo de legitimidad.

Y eso no es lo que corresponde. Las democracias deberían tratar a las tiranías como lo que son: regímenes criminales que no respetan los derechos básicos de los ciudadanos y están en el poder por la fuerza y a través de todo tipo de manejos turbios reñidos con la ética y la moral establecidos en la civilización occidental.

Pero nadie le va a poner el cascabel al gato, al menos de manera permanente. Así  que el gobierno de La Habana, continuará aprovechando todo lo que las sociedades democráticas le ofrezcan, aunque sea un intercambio de saludos; porque conoce bien, aunque la deteste y le tema, que la democracia es el mejor regalo que se han hecho los seres humanos.

Escribir un comentario

XHTML: Ud.puede utilizar los siguientes tags html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>