Publicado: Mie, 19 Sep, 2012

Ausente el bloqueo

En los plenos provinciales del Partido Comunista, realizados después del VI Congreso de esa organización efectuado en abril, el “bloqueo” estuvo ausente.

Lo mismo  pasa en los plenos municipales: al “bloqueo” estadounidense, tan presente durante decenios en todo tipo de reunión oficial, nadie lo ha mencionado.

Bueno, al menos los medios que han reportado sobre esas reuniones, en ningún momento han dicho que el célebre “bloqueo” recibió alguna reprimenda.

En realidad esa modalidad, o directriz, está en boga desde el 16 de abril último. En el desfile y parada militar por los 50 años de la invasión de Playa Girón, no hubo -salvo por la excepción de un locutor en off- ninguna alusión al siempre llevado y traído “criminal bloqueo norteamericano contra Cuba”.

Parece que ese es uno de los cambios introducidos por el general Raúl M. Castro: no más justificaciones con el bloqueo.

Y mira que hubo gente durante decenios diciendo que echarle la culpa al “bloqueo” de todo era, en el mejor de los casos, otorgarle a Estados Unidos un poder omnímodo sobre la realidad cubana. Parece que al fin en el  Olimpo escucharon.

Pero de todas formas, los Congresos, plenos y cualquier otro tipo de reunión de ese partido político en el poder, no resuelven nada. Lo que siempre hacen es dejar alguna expectativa en el aire, de esa forma ellos reciben oxígeno.

Ahora, la presunta magia está en la Conferencia Nacional que realizarán en enero de 2012. Pero luego se verá que la ficción continúa, aunque quizás el objetivo sea no lograr nada.

Lo más que se hace es cambiar a unos por otros. Ahora se asegura que en el municipio 10 de Octubre fueron destituidos varios funcionarios a ese nivel, entre ellos el Primer Secretario del Partido. Pero será fácil apreciar que ese territorio continuará siendo el de más cuarterías a nivel nacional.

En ninguno de esos eventos del Partido se habla siquiera de lograr bienestar y confort para la población. Al contrario, después de más de medio siglo, todo está peor, todos somos un poco más pobres.

¿Para qué tantos miles de efectivos en la policía política?  Se asegura que pasan de 80 mil. Mantener esa fuerza le cuesta a la nación cuantiosos recursos.

¿Para qué tanta gente empleada en actividades militares? Todo el mundo sabe que las armas y los ejércitos chupan gran parte de la enclenque economía del país.

¿Para qué gastar tanto en propaganda política, cuando lo que urge es frenar la decadencia social que por doquier amenaza a la nación?

Lo llamativo de todo ese panorama, o de ese “modelo”, es que los que lo mantienen a base de la fuerza y la imposición por cualquier medio, saben que están equivocados.

Escribir un comentario

XHTML: Ud.puede utilizar los siguientes tags html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>