Publicado: Jue, 20 Sep, 2012

La CELAC tiene una incógnita para los cubanos

logo_celacHace unos días,  fue creada en Caracas  la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC). Para formalizar el asunto, jefas y jefes de Estado o de Gobierno se reunieron en la capital venezolana.

La nueva organización se ha definido como integradora; pero una “unión” continental que deje fuera con toda intención a dos naciones del continente, Estados Unidos y Canadá, es, a ojos vista, separadora. Y algo que nace así, con esa forma torcida, sin abono que tenga como ingrediente la realidad de estos tiempos y visión de futuro, no será algo que aporte frutos dulces.

Desde hace decenios existe la Organización de Estados Americanos. Y si existía la voluntad para crear otra organización, la lógica indica que hubiera sido más fácil reformar, rejuvenecer, remozar o restaurar los descoloridos o toda la pintura de la OEA. Incluso, eso saldría mucho más barato. Y no se debe nunca olvidar que no son los gobernantes los que pagan por el funcionamiento de cualquier tipo de organización donde estén representados los países, son los pueblos.

Independiente de todo lo anterior, la CELAC, para los cubanos, tiene una incógnita. A los efectos reproduzco el artículo 11 de la declaración constitutiva de esa organización: “Conscientes de la aspiración común de construir sociedades justas, democráticas y libres, y, convencidos de que cada uno de nuestros pueblos escogerá las vías y medios que, basados en el pleno respeto de los valores democráticos de la región, del Estado de derecho, sus instituciones y procedimientos y de los derechos humanos, les permita perseguir dichos ideales.”

El artículo 23 también habla de “la protección y promoción de todos los derechos humanos y de la democracia.”

¿Cómo hará la CELAC para que el gobierno de Cuba cumpla con esos preceptos? O mejor dicho: ¿cómo se admitió al gobierno de La Habana en una organización que asegura tener pleno respeto por los valores democráticos, el Estado de derecho y los derechos humanos?

Todo el mundo sabe que en Cuba hay un régimen antidemocrático, que la violación a los derechos humanos está institucionalizada, y que ni por asomo existe un Estado de derecho.

El mandatario chileno, Sebastián Piñera, es el Presidente Pro Témpore de la CELAC; sería positivo que alguien le hiciera, de forma pública, algunas preguntas sobre el particular.

A su vez, la oposición interna debería reclamar al general de ejército, Raúl M. Castro, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Primer Secretario del Partido Comunista (en el poder hace medio siglo), que comience de inmediato a cumplir a lo que se comprometió al firmar la llamada Declaración de Caracas.

Por su parte, Estados Unidos tiene la oportunidad de poner sobre la mesa la suspensión del embargo a cambio de que el gobierno totalitario de Cuba cumpla con el compromiso contraído ante los mandatarios latinoamericanos y caribeños.
De antemano se conoce que los Castro, por propia voluntad, nunca harán nada, excepto firmar algún documento sobre el tema, que se dirija a la democratización del país. Pero es necesario poner a la flamante CELAC de frente a esa situación y ver lo que va a hacer, si es que acaso hace algo.

Displaying 1 Comments
Have Your Say
  1. Wow, fantastic blog layout! How long have you been blogging for? you make blogging look easy. The overall look of your website is wonderful, let alone the content!. Thanks For Your article about La CELAC tiene una incógnita para los cubanos – Cuba Prensa Libre .

Escribir un comentario

XHTML: Ud.puede utilizar los siguientes tags html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>