Publicado: Jue, 20 Sep, 2012

Represión descarnada

re_pr1Cuando en el año 2008, el actual mandatario de Cuba asumió el poder tras la enfermedad de su hermano, muchas expectativas se crearon entre la población.

En uno de los primeros discursos que el general Raúl Castro dirigió a los cubanos, prometió que se efectuarían cambios y mejoras para la ciudadanía, entre estos que cada cubano tendría, al menos, la posibilidad de beber un vaso de leche al día.

A varios años de aquella fecha, si alguien creyó en aquellas promesas ya ni se acuerda, porque la situación económica, política y social empeora en el país.

Este 8 de mayo en la ciudad de Santa Clara fue realizado el sepelio de Juan Wilfredo Soto, apodado “El Estudiante”, de 46 años quien formaba parte de los grupos que en Cuba defienden el derecho a la libertad.

Según fuentes de la oposición interna, Soto se encontraba en el Parque Vidal, de la ciudad de Santa Clara, cuando fue víctima de una golpiza por agentes de la Policía Nacional Revolucionaria. Según su versión de los hechos, el fallecido discutió con los policías después que estos le pidieron su identificación.

El testimonio de Mario Félix Lleonart, pastor bautista de aquella zona, asegura que vio a Soto cuando se dirigía en busca de un médico debido al dolor que le causaron los golpes recibidos por los agentes policiales.

El gobierno, como en otras ocasiones, desmiente esta versión y muestra a Soto como un delincuente común.

Podría ser Soto un caso aislado, pero no lo es. Desde hace varios meses, grupos pro democracia y defensores de los derechos humanos advierten de las malas consecuencias de la política de violencia que ejerce el gobierno mediante sus grupos paramilitares y cuerpos policiales.

El periodista independiente Roberto Guerra afirma que durante una de sus últimas detenciones, cuando era conducido a la estación de policía en un auto oficial, mientras se encontraba esposado y tirado a la larga en el piso del auto, varios agentes iban sentados sobre él dándole golpes por todo el cuerpo.

Un comportamiento similar, narró el ex-preso político del grupo de los 75, Ángel Moya, recientemente liberado.
“Estaba esposado dentro del auto y los agentes de la Seguridad del Estado se sentaron sobre mi cuerpo y me daban golpes, mientras era conducido a la estación policial.”

Rodolfo Ramírez “El Primario”, y Julio León, dos jóvenes de 22 años, quienes integran un dúo musical contestatario llamado “Los Censurados”, hace varios días también fueron golpeados durante una detención. Ramírez asegura que oficiales de la policía, lo apretaron tan fuerte por la garganta que pensaba se asfixiaba. El dolor que la tortura le produjo le duró varios días.

Pero la violencia no solamente se cierne sobre personas que luchan por una Cuba democrática.

La pasada semana, Yosvani Rosabal Rivero, de quince años, fue detenido por la policía cuando se dirigía tarde en la noche a su casa, en el reparto Frank País, del poblado de Managua.

Durante el arresto, afirmó, los agentes le rociaron spray en los ojos. Al llegar a la estación policial fue atado durante unas dos horas a una puerta por las esposas colocadas en sus manos. Fue interrogado sin la presencia de familiar alguno, como establece la ley por ser un menor de edad.

“Me acusaban de que yo y mi papa estábamos planeando algún hecho delictivo. Pero eso no es cierto”, dijo el adolescente con los ojos llenos de lágrimas.

La violencia engendra violencia ¿Dónde pretende llegar el gobierno que lleva en Cuba más de cinco decenios en el poder con el reforzamiento de los métodos de terror?

El grupo de las Damas de Blanco, opositores como Sara Marta Fonseca y la periodista Dania Virgen García, entre muchos otros, tienen amargas experiencias de estas prácticas intimidatorias que solo van a lograr más víctimas fatales y el aumento del creciente descontento popular.

 

Escribir un comentario

XHTML: Ud.puede utilizar los siguientes tags html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>