Publicado: Vie, 15 Feb, 2013

El indefenso Calixto R. Martínez Arias

Foto-Odelin-4Arroyo Naranjo, La Habana, febrero de 2013. Ultrajar la figura de comandante Fidel Castro, gritar abajo la dictadura, distribuir la Declaración Universal de los Derechos Humanos o promover la Demanda Ciudadana por otra Cuba, en nuestro país puede pagarse con la cárcel, no sin antes ser objeto de golpizas y humillaciones de todo tipo. El periodista independiente Calixto Ramón Martínez Arias, preso desde el pasado 16 de septiembre, es el ejemplo más reciente.

“La historia me absolverá”, el extenso panfleto de acusaciones que Fidel Castro expuso contra la dictadura del general Fulgencio Batista, hace 59 años, sin dudas pudiera revertirse en su contra. En una de sus sentencias, el líder de la revolución dijo: “Si todo esto he referido es para que se me diga si tal situación puede llamarse revolución engendradora de derecho; si no han de estar muy prostituidos los tribunales de la República para enviar a la cárcel a los ciudadanos que quieren liberar a su patria de tanta infamia”.

Martínez Arias está bajo el dedo acusador de la Policía Política, sin posibilidad de que su abogado, Joaquín Hernando, revise su expediente. Solo ellos dan por sentado que el periodista independiente denigró las figuras de Fidel y Raúl Castro. Nadie más.

Pero la realidad es otra. Cuando fue arrestado, Calixto investigaba el deterioro de un cargamento de medicamentos enviados por la Organización Mundial de la Salud (OMS), los cuales estaban almacenados a la intemperie en el Aeropuerto Internacional José Martí; además fue uno de los primeros comunicadores en denunciar los casos de cólera en el oriente de Cuba.

Me consta que Calixto es uno de esos periodistas leales a la verdad. Lo conocí en junio de 2008, cuando coincidimos para cubrir el intento de desalojo a una familia que vive en los alrededores de una de las sedes del Partido Comunista de Cuba, correspondiente a la provincia Mayabeque. El desalojo no se realizó, al parecer porque las autoridades sabían de nuestra presencia en el lugar. Pero ahí estaba Calixto, cámara y blog de notas en mano para redactar su versión.

Mientras Calixto Martínez es reconocido por Amnistía Internacional como prisionero de conciencia, el sucesor presidente de Cuba, Raúl Castro, sugiere nuevas medidas para “perfeccionar el sistema judicial”.

El régimen cubano se ampara en sus leguleyos para dar curso a la brutalidad policial, los arrestos y muertes extrajudiciales por cuestiones políticas. Ante las violaciones, hace caso omiso a los acuerdos alcanzados entre Cuba y el Consejo de la Unión Europea, el 18 de junio de 2008, bajo el mandato de Francia, en lo que respecta a la democracia, los derechos humanos y las libertades fundamentales.

Martínez Arias es uno de esos tantos cubanos que se resiste a las injusticias con la palabra, contrario a lo que hizo Fidel Castro, cuando intentó tomar por las armas el Cuartel Moncada, el 26 de julio de 1953.

Denigrar la figura de Fidel -hoy convaleciente- es algo que oímos a diario en las calles o el transporte público, como lo es también el descontrol y la corrupción que corroe al sistema político. Calixto paga el precio de disentir de una tiranía que legitima la violencia y prostituye al poder judicial.

Fidel Castro fomentó el mito del socialismo irreversible y a la vez, creó en las masas un complejo de absoluta impotencia. No solo conservó los desmanes y la miseria que prometió borrar del capitalismo, sino que irónicamente proclamó a Cuba “ejemplo” de lo que puede hacerse en materia de derechos humanos.

“Cuba está sufriendo un cruel e ignominioso despotismo, y vosotros no ignoráis que la resistencia frente al despotismo es legítima; éste es un principio universalmente reconocido y nuestra constitución de 1940 lo consagró expresamente…” dijo Fidel ante los magistrados, el 16 de octubre de 1953.

Calixto Martínez se resiste al despotismo, los maltratos y privilegios en prisión. Esta preso, dicen sus victimarios, por denigrar la imagen de los “héroes” Fidel y Raúl Castro. La historia lo absolverá y no será por una “justicia perfeccionada”, como proponen los peores violadores en la historia de nuestro país.
odelinalfonso@yahoo.com

Odelín Alfonso Torna

Odelín Alfonso Torna es periodista independiente y miembro de APLP

Escribir un comentario

XHTML: Ud.puede utilizar los siguientes tags html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>