Publicado: Vie, 15 Feb, 2013

La necesidad de los sujetos de cambio

JoseOrtegayGassetEn su tesis “Misión de la Universidad y otros ensayos afines”, el filósofo español José Ortega y Gasset planteaba: el hombre pertenece circunstancialmente a una generación y toda generación se instala no en cualquier parte, sino muy precisamente sobre la anterior. Esto significa que es forzoso vivir a la altura de las ideas del tiempo.

Cuba, que acaba de cumplir 54 años de gobierno revolucionario, se encuentra sumergida en la más prolongada crisis económica, política y social de su historia.

Entre las principales razones del problema podemos señalar: la inviabilidad del modelo socialista, la incapacidad administrativa y la falta de voluntad política, condiciones para un daño notable al desarrollo del país, que han comenzado a percibir las altas figuras del Estado, obligadas a introducir cambios en el inmovilismo tradicional de su política totalitaria.

Ortega y Gasset también señalaba en su tesis, que para vivir a la altura del tiempo y sobre todo a la altura de las ideas del tiempo, era imprescindible desde el pensamiento crítico volver la vista hacia atrás en la historia, para desentrañar las causas, extraer las enseñanzas correspondientes y empeñarse en la formación de los sujetos de cambio.

Los desajustes en la política, la economía y en otros aspectos sociales, que tuvieron lugar durante la República, fueron sometidos a la crítica por la revolución en 1959, que se declaró heredera de las luchas de nuestro pueblo y de las mejores virtudes patrióticas, y se propuso dar solución definitiva a todos aquellos males.

Bajo el concepto de que Cuba ya cambió en 1959, el voluntarismo de los revolucionarios les impidió comprender la complejidad de los fenómenos sociales y desde ese desconocimiento impusieron una organización centralizada, bajo la tutela del Estado, que ha sido desbordada por el tiempo y la complejidad social.

En su alegato La historia me absolverá, el doctor Fidel Castro, refiriéndose al golpe de Estado de Fulgencio Batista, dijo: Había una vez una república. Tenía su constitución, sus leyes, sus libertades, presidente, congreso, tribunales, todo el mundo podía reunirse, asociarse, hablar y escribir con entera libertad. El gobierno no satisfacía al pueblo, pero el pueblo podía cambiarlo y solo faltaban unos días para hacerlo. Existía una opinión pública respetada y acatada, y todos los problemas de interés eran discutidos libremente. Había partidos políticos, horas doctrinales de radio, programas polémicos de televisión, actos públicos y en el pueblo palpitaba el entusiasmo.

Es decir, Cuba era una sociedad adelantada en materia de libertades ciudadanas y contaba con amplios espacios cívicos para luchar contra los males de la época, lo que obliga a cuestionarnos por qué en una era de globalización y novísimas tecnologías de la informática y las comunicaciones, hemos retrocedido hasta el estado actual.

Félix Varela, José de la Luz y Caballero y José Martí, tres de nuestros más grandes intelectuales, cada uno en su momento alertó sobre la necesidad de adecuar las formas de pensamiento ante los nuevos retos, los procesos para fundar en el pueblo los sujetos históricos y los cimientos básicos para su realización, el sistema de elementos donde destaquen el carácter participativo y democrático, la inclusión de todos los componentes, la unión de los diversos factores, y el papel del tiempo en la política.

La sociedad civil, es decir, la existencia de asociaciones, de espacios públicos, de medios de comunicación y de propiedades, cuyos rasgos distintivos son la independencia respecto al Estado, es la verdadera institución para que las personas actúen como sujetos de cambio en las soluciones a los problemas políticos, económicos y sociales. Es el único y sólido vínculo de los ciudadanos con la nación, la cultura y el desarrollo del país.

Si esto no sucede, entonces Ortega y Gasset apuntaba en su tesis: las masas que irrumpen en la política sin preparación pueden, en efecto, ser tránsito a una nueva y sin par organización de la humanidad, pero también pueden ser una catástrofe en el destino de lo humano.

 

Frank Correa

Frank Correa es periodista independiente y miembro de APLP

Latest posts by Frank Correa (see all)

Escribir un comentario

XHTML: Ud.puede utilizar los siguientes tags html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>