Publicado: Lun, 4 Mar, 2013

¿Dónde quedó la supremacía del béisbol cubano?

Tiempo atrás, era impensable que la prensa oficial dijera que Cuba ganó siete de las doce Series del Caribe.deporte cubano

Esto sucedió antes que Fidel Castro suspendiera el béisbol profesional en la isla, en 1961, tildándolo de “práctica mercantilista”. Las victorias se dieron entre 1949 y 1960, época en que los Tigres de Marianao, los Alacranes del Almendares y los Elefantes de Cienfuegos, ganaron dos títulos del Caribe cada uno.

Paralelo a estos encuentros regionales, en el que participaban los clubes campeones de México, Puerto Rico, Venezuela, Panamá, República Dominicana y Cuba, existía la Copa Mundial de Béisbol Amateurs, organizada por la Federación Internacional de Béisbol (FIB). Entre 1939 y 1960, Cuba también logró siete coronas, un segundo lugar y dos terceros.

A partir de marzo de 1961, la Revolución cubana sepultó la Liga Cubana profesional, incluso prohibió que peloteros cubanos de renombre marcharan a Estado Unidos para jugar en la gran carpa (Béisbol Organizado). Pese a esta y otras trabas, algunos peloteros lograron evadir el cerco. A otros el triunfo revolucionario los sorprendió jugando en el exterior.

Con el inevitable éxodo de peloteros hacia el Béisbol Organizado, surgió en Cuba la Serie Nacional del béisbol revolucionario (1961), de las que hoy suman LII ediciones. En medio del triunfalismo reinante, estrellas del patio como Camilo Pascual, Hilario Valdespino y Tony Oliva, ganaron una Serie Mundial en las Grandes Ligas norteamericanas, en 1965, militando con los Mellizos de Minnesota.

Los amateurs de Fidel Castro ganaron la primera Copa Mundial en 1961, celebrada en Costa Rica, con un equipo organizado por el Comité Olímpico Cubano. Este fue el primero de los dieciocho títulos mundiales en la era pos revolucionaria. Con el anuncio del III Clásico Mundial de Béisbol, estas justas amateurs desaparecieron de la escena internacional.

De las cinco olimpiadas en que el béisbol compitió oficialmente –dejó de presentarse en Londres 2012 por decisión del Comité Olímpico Internacional (COI)-, Cuba ganó tres.

Si bien es cierto que Cuba ganó más torneos internacionales a partir de 1961, vale decir también que la mayor parte lo hizo enfrentándose a equipos amateurs. Aunque no se pueden descartar las figuras sobresalientes de este período, tales como Agustín Marquetti, Antonio Muñoz, Omar Linares, Antonio Pacheco, Orestes Kindelán, y el propio director del equipo cubano que asiste al III Clásico Mundial 2013, con la masificación de esta disciplina mermó la calidad competitiva.

Con el nuevo milenio y la marcada decadencia de los mundiales, la FIB se vio precisada a aumentar el nivel competitivo. Ya en la Olimpiada de Barcelona´92, aparecieron los primeros profesionales, sobre todo en las nóminas de Estados Unidos, Canadá y Japón.

Sin embargo, hoy decenas de peloteros cubanos, exiliados después de la caída del campo socialista, se desempeñan en las diferentes categorías de la liga profesional norteamericana, incluso como agentes libres en Venezuela, Panamá, México y República Dominicana. Para este III Clásico Mundial, un promedio de seis cubanos militan como agentes libres en las selecciones de España y Brasil.

Errado o no, presumo que la supremacía del béisbol cubano quedó sepultada con el triunfalismo y la masividad en detrimento de la calidad. Regresar a la tan cuestionada “práctica mercantilista” es la única solución posible. Enhorabuena.

odelinalfonso@yahoo.com      

Odelín Alfonso Torna

Odelín Alfonso Torna es periodista independiente y miembro de APLP

Escribir un comentario

XHTML: Ud.puede utilizar los siguientes tags html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>