Publicado: Lun, 22 Abr, 2013

Cuba, dos mundos

En la palabra Cuba actualmente DSCF2669conviven dos mundos.

En uno existe una infraestructura de país desarrollado, con tecnología de punta y avances científico-técnicos que arranca elogios y el reconocimiento de la comunidad internacional. Hay también un micro cosmos turístico diseñado para deslumbrar a visitantes extranjeros.

A la vez existe un sistema socialista con notable atraso en relación con el resto del mundo, donde no se conoce absolutamente nada de cosas tan meridianas como la Internet o la televisión por cable. A los teléfonos celulares solo acceden el 1,6 por ciento de la población. Poseen automóviles particulares el 0,8 por ciento del total de habitantes mayores de 18 años, por enumerar algunos renglones de una larga lista de anacronismos.

Hay una red de tiendas recaudadora de divisas, donde se vende en moneda libremente convertible los productos de primera necesidad, aunque los salarios se pagan con otra moneda veinticuatro veces inferior.

Desde el inicio de la revolución se creó una red de comercio minorista, con miles de pequeños establecimientos llamados bodegas y carnicerías, donde se vende a través de una libreta de racionamiento para cada habitante una reducida lista de productos básicos para palear la crisis.

Cohabitan dos tipos de economías, la capitalista, con sus firmas extranjeras y corporaciones, diseñadas para un rendimiento acorde con sus excelentes condiciones de trabajo, dueña de un entramado logístico que asegura a sus trabajadores buenas instalaciones laborales, transportación, forma de pagos y alimentación superiores a la caótica economía socialista, con sus empresas ineficientes, sus trabajadores apáticos, sus dirigentes morosos, víctima de una burocracia que la corroe y le niega cualquier tipo de rentabilidad o eficiencia.

El gobierno revolucionario, con sus líderes sempiternos, rige el destino del pueblo de Cuba. En la oposición subyace otro tipo de magistratura, que aunque no tiene poder legal, ni jurídico, ni ejecutivo alguno, intenta funcionar como contrapartida del régimen que impera en el país.

Existen dos prensas, la oficialista y la independiente. La primera, con todos los medios de información subordinados a su política propagandística, responde a los intereses del gobierno comunista. La segunda existe gracias a los medios alternativos, con sus periodistas perseguidos, muchas veces sufriendo prisión por ejercer el simple derecho a la libertad de expresión.

Dos capas sociales componen el grupo humano de la República de Cuba: los pertenecientes a la casta gubernamental y sus familias, regodeados en el poder y la miel que destila, disfrutando de prebendas y la tranquilidad económica diseñada por el grupo jerárquico. En la otra parte de la balanza se agita el pueblo en masa, con un periodo especial que se extiende indefinidamente, repleto de limitaciones, frustraciones, pasto de la represión y perdido en las encrucijadas y los caminos sin salidas.

Incluso en este análisis de ambos mundos es un deber insoslayable reconocer que más allá de las fronteras existe otro mundo, el del exilio, importante componente de la identidad cubana, que piensa, sufre y sueña en cubano, sin cuya integración, voz y voto, estaría incompleta la palabra Cuba.

frankcorrea4@gmail.com

 

Frank Correa

Frank Correa es periodista independiente y miembro de APLP

Latest posts by Frank Correa (see all)

Escribir un comentario

XHTML: Ud.puede utilizar los siguientes tags html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>