Publicado: Vie, 5 Abr, 2013

El pago de un padre por la libertad

La Habana. En muchísimas ocasiones, los periodistas independientes, activistas de derechos humanos y organizaciones políticas dentro de la isla han denunciado las disímiles tácticas represivas del régimen comunista de Cuba -a través de su policía política y organismos paramilitares- contra los demócratas de la oposición. Esta cruda realidad se torna más preocupante cuando a sus familiares, que en la mayoría de los casos no participan en las actividades propias de la oposición, se les expone a maniobras que no difieren mucho de las empleadas por las pandillas mafiosas.

Estos castigos colaterales, más allá del encarcelamiento o la persecución, se manejan con malévola intención por un descomunal aparato militar, entrenado para silenciar a la oposición por cualquier vía. Solo por citar uno de tantos ejemplos, está el caso del bloguero cubano Sergio Girat Estrada, quien paga un alto precio por atreverse a reseñar en su blog, desde el conocido portal de Voces Cubanas, puntos de vista independientes sobre temas deportivos censurados en la isla.

Este capitalino, poseedor de un extenso conocimiento sobre el beisbol tanto nacional como de grandes ligas, desde hace años preside una peña deportiva en El Vedado. Un espacio independiente que interactúa regularmente con muchísimos aficionados de la comunidad, y les facilita información deportiva veraz y variada, ya sea escrita, o en soporte digital.

Este empeño resulta muy incómodo para las autoridades, por cuanto pone al descubierto la manipulación y desinformación de los medios informativos sobre el deporte en sentido general.

A Girat Estrada le cobran la osadía de diferentes formas. Su familia es blanco directo de la represión. A su esposa, Ania Leblanch La O, hace un tiempo la Policía Nacional Revolucionaria le incautó un paquete de ropa enviado legalmente por su hermano desde el exterior. Su vivienda fue sometida a un exhaustivo registro, y le impusieron una altísima multa.

Desde hace unos meses, su hija de veinticuatro años, Anaiza Girat Leblanch, es víctima del acoso y vigilancia del jefe de sector de su barrio, lo cual atenta contra su salud mental, ya deteriorada a causa de una injusta condena: apenas un año después de su matrimonio con un austríaco, fue recluida por un año en el centro de internamiento del Ministerio del Interior Bandera Roja, ubicado en Mayorquín, Municipio Güira, Provincia Mayabaque.

El autor del blog Clubdebeisbolgrandesligasencuba y padre de esta jovencita, al ser interrogado por este reportero, sentenció: “A mi hija la encarcelaron por un supuesto delito de asedio al turismo, cuando en realidad en el momento de su detención se encontraba con su esposo, pero comprendo que fue un ajuste de cuentas por las actividades que realizo dentro de la sociedad civil cubana”.

En el certificado de matrimonio extraído del Registro Civil del municipio Playa, en la capital habanera, se corrobora que la ciudadana cubana Anaiza Girat Leblanch, residente en Zapata No. 1872, entre12 y 14, Apto 7, hija de Sergio Girat Estrada y Ania Leblanch La O, contrajo nupcias el 19 de mayo de 2010 con el ciudadano austríaco Christian Franz Reinbacher.

A pesar de esto, fue arrestada el 25 de marzo del 2011 y condenada a un año de prisión. Esto destruyó su matrimonio, y las muchas vicisitudes que pasó le causaron el desequilibrio nervioso que todavía padece. A su madre se le denegó el cambio de medida que solicitó a través de una carta de súplica, dirigida a la Sección Especial del Tribunal Municipal de Plaza de la Revolución, por lo que la joven cumplió íntegramente la sanción. Fue liberada el 23 de marzo del 2012 y aún hoy es reprimida.

leonpadron10@gmail.com

Latest posts by León Padrón Azcuy (see all)

Escribir un comentario

XHTML: Ud.puede utilizar los siguientes tags html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>