Publicado: Jue, 30 May, 2013

Cuba: la educación está pervertida

MINEDdoc (2)La Habana. La nueva generación de maestros cubanos, llamados oficialmente PGI (Profesores Generales Integrales), no superan los 26 años de edad. Son estos quienes predominan en las aulas, sobre todo en el segundo nivel de enseñanza o secundaria básica, la edad más rigurosa y difícil de tratar en la psicología y pedagogía infantil. Estos maestros, que también se les conoce como “emergentes”, son escogidos y preparados en curso relámpagos para suplir las necesidades docentes, doctamente y técnicamente muy competentes.

La idea surgió del líder de la revolución Fidel Castro, a raíz del éxodo de profesores hacia otras actividades, después de la caída de campo socialista. Los maestros de la tercera edad, no pensaron dos veces abandonar el aula, en parte por el bajo salario y el lidiar con una juventud moralmente perdida, promiscua, sobre todo en las escuelas en el campo, lejos de sus tutores, a los que sólo veían una vez al mes. Las autoridades de educación saben que muchos de estos maestros emergentes carecen de motivación y no nunca logran una formación ética, intelectual y pedagógica. En ellos predomina el trabajo fácil, y utilizan estos cursos relámpagos como vehículo para llegar a estudios superiores.

Por otra parte, a ojos vistas la pléyade de maestros emergentes acostumbra a vender los exámenes, sobre todo los de la II Enseñanza. Aprobar a un alumno con el mínimo (60 puntos), equivale a 20 pesos convertibles o 500 pesos, unos 21 dólares. El salario medio se cifra en 400 pesos, según el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social. Aprobar un TCP (trabajo de control parcial), que puede ser una sola pregunta, en las escuelas secundarias se cotiza en 5 pesos convertibles ó 120 pesos cubanos, aproximadamente 6 dólares. El pase de la II Enseñanza al Pre-Universitario (Bachiller), igualmente 21 dólares.

¿Qué clase de educación existe actualmente en Cuba? ¿Quién tiene la culpa de que los adolescentes con bajo nivel intelectual paguen los exámenes? ¿Por qué los padres con posibilidades financieras alimentan el soborno? Obviamente los egresados de secundaria básica (7mo, 8vo y 9no grados) llegan al bachillerato repletos de dudas y por ende su capacidad intelectual y educación formal deja mucho que pensar.

En el bachiller se dan estas mismas prácticas. La corrupción y los favores sexuales van de la mano. Aunque no se puede generalizar, un considerable porcentaje de alumnos y maestros emergentes llegan a los recintos universitarios seriamente deformados, evento nunca visto en la era republicana, según refieren los maestros retirados.

Graciela Pogoloti, una escritora y pedagoga octogenaria, dijo en el VIII Congreso de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), celebrado en el 2009, que “la educación pedagógica en Cuba es un desastre”.

 

Escribir un comentario

XHTML: Ud.puede utilizar los siguientes tags html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>