Publicado: Jue, 30 May, 2013

La Habana llora

OLYMPUS DIGITAL CAMERALa Habana. A partir de los años 90, con la caída de la Unión Soviética y el resto del campo socialista, Cuba se sumergió en una profunda crisis económica y social. La falta de solvencia económica trajo consigo la carencia de valores y las justificaciones a muchos de los problemas que hasta hoy aquejan a la población cubana, como es el deterioro prominente de San Cristóbal de La Habana, capital cubana que cuenta con el 27 % de la población de la Isla.

La suciedad en la calles habaneras ha sido objeto de análisis, tanto en los medios de comunicación masiva como en la prensa plana. En diversos programas de la Televisión Cubana, dirigentes y trabajadores de las entidades que tiene que ver con la limpieza de la ciudad, han relatado que la faena es insuficiente.

Es penoso ver que una ciudad con tanta belleza y trascendencia histórica, esté cada día más en decadencia. La basura y las aguas albañales son protagonistas en las esquinas y calles citadinas, ya sea por la falta de gestión o por la propia inconsciencia de algunos ciudadanos. Lo cierto es que estamos dando un paso atrás en la cuestión medioambiental.

Por otra parte, enfermedades erradicadas por los gobiernos republicanos (1902-1858), tales como el cólera, el paludismo y el dengue hemorrágico, hoy causan alarma en la población. La causa fundamental de este flagelo es la higiene, primordial para un desarrollo sano.

Otro tema preocupante es la tala de los árboles. No existe una brigada que se encargue de podar y atender a estas plantas que son los pulmones de la ciudad, importantes para frenar la contaminación del aire, y que además nos protegen del sol y del calor.

Igual situación de deterioro presentan las calles, aceras, fachadas de edificios, sin hablar de múltiples inmuebles que en el pasado fueron centros de recreación y comercio, hoy sumidos en la desidia. Ejemplo de esto, el club ferroviario ubicado en la playa de Guanabo.

Los municipios más afectados son Diez de Octubre, Centro Habana, Cerro y Habana Vieja, con excepción del llamado casco histórico, que es la única parte importante de La Habana, protegida por el historiador Eusebio Leal.

Según informó recientemente una comisión de arquitectura de la capital, esta demanda reparar el 62 % de las edificaciones.

La Habana parece una ciudad de finales de la II Guerra Mundial, con excepción de las zonas congeladas, donde vive la élite gobernante. Decenas de villas miserias cercan la ciudad, habitadas sobre todo con inmigrantes de las provinciales orientales que huyen de la miseria rampante.

Es una lástima que seamos testigos de la decadencia de nuestra cuidad emblemática, y es una pena que aquellos que tienen los recursos en sus manos no se ocupen. Las fotos en blanco y negro fueron de la década de 1940 en auge constructivo, y en colores es la actual haban destruida.

La Habana llora, cada vez que se mira en el espejo y ve su rostro.

 

Escribir un comentario

XHTML: Ud.puede utilizar los siguientes tags html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>