Publicado: Jue, 16 May, 2013

Lo que Eusebio Leal no quiere ver

CPL-TRABAJO DE ALEAGALa Habana. Las complacientes palabras del llamado popularmente, Historiador en Jefe, Eusebio Leal Espengler, en el VII Congreso de la Unión de Escritores de Cuba, suena a caja vacía para los historiadores de fila. “La historia no se puede hacer con omisiones, ni con tijeras, ni con goma, pues mañana nos pedirán cuenta por ello. No le debemos tener miedo a la verdad y mucho menos cuando hemos vivido y aun vivimos una gran época”. Fue una de las ideas expuestas por el Doctor, al intervenir en la inauguración del Congreso de la UNHIC (Unión Nacional de Historiadores de Cuba), bajo la atenta mirada del búnker comunista, en su escuela provincial Olo Pantoja, en el municipio habanero La Lisa.

El Congreso de los historiógrafos oficiales, según la prensa oficial, fue presidida por el Doctor Roberto Pérez, Presidente de la UNHIC, quien apuntó que de los 4 767 miembros, en 16 filiales (una por provincia) solo el 12,7 % tiene 35 años o menos, y solo 3 de los 120 delegados al evento son jóvenes. No es extraño. Los jóvenes historiadores prefieren largarse de la isla, o aislarse de tal organización.

Pero sin lugar a dudas los problemas de los ancianos miembros de la UNHIC, son mayores de los que dicen los oradores oficiales. Jorge Bis, un profesor de historia en la provincia de Granma, remite a los vacíos históricos creados desde mediados de la década del sesenta por el promovido libro de Historia de Cuba, del Ministerio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, dirigido por el Doctor Jorge Ibarra. El libro, según Bis, es un calco de los libros de historia marxista de la extinta Unión Soviética, que servían para apuntalar las hipótesis políticas del partido comunista de la URSS, y todavía sigue presente en los intereses bibliográficos que se les imparten a los jóvenes cubanos.

Otro tema es que la historia de la República de Cuba, se ve a través de un prisma blanco o negro. Se evita las referencias a los aportes que hizo a la nación cubana ese periodo. Se sobrevalora el papel de “revolucionarios” y comunistas, en contra del peso de la intelectualidad cubana, muy progresista durante toda la primera mitad del siglo XX, o de los actores económicos y sociales para el desarrollo de la nación, así como el importante aporte de las diferentes migraciones hacia la isla en ese periodo.

Para Bis, militante del partido comunista y auto considerado marxista, después de 1959 no existe historia, más allá de la actuación de Fidel o Raúl Castro. Además, a los sucesos históricos solo se les da interpretaciones políticas, que limitan la comprensión de su alcance. Por ello aparecen como actos aislados. No existe una coherencia entre hechos, como por ejemplo la guerra civil de 1956 a 1959, y la de 1959 a 1965, pues este segundo periodo es conocido como La limpia del Escambray, o la Lucha contra Bandidos, sin comprender la importancia de esos nueve años de lucha entre cubanos como una unidad histórica. Se obvian olímpicamente los fracasos políticos y económicos del Gobierno de Fidel Castro, sus intromisiones en asuntos para los cuales no estaba preparado y un largo etc. de eventos.

Ahora mismo, comenta el historiador bayamés, se celebró la jornada por el Creador de la Patria, dedicada a Carlos Manuel de Céspedes. Un evento que honra el nacimiento de uno de los más ilustres patricios cubanos del siglo XIX.

De pronto se aparece el Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos (ICAP) y convierte el evento en un acto propaganda política, dirigido fundamentalmente a los estudiantes extranjeros en la provincia. Se habló de los Cinco Héroes (espías), presos en cárceles norteamericanas, del Bloqueo (embargo) norteamericano. Se trajo a la ciudad a las agentes de la Seguridad del Estado Aleida Godínez y Odilia Collazo, además del periodista Andrés Gómez, que reside en Miami, quien vino con un apuesto joven a quien presentó como su pareja.

De pronto nadie comprendía, ni los organizadores, si el evento era de historia, política, o promoción de la diversidad sexual. Esos son los problemas que tiene la historia en Cuba, mutilada y al servicio de los intereses políticos del momento.

Es una pena que Eusebio Leal o Roberto Pérez, no lo quieran ver. Sobre todo porque por mucho que huyan hacia delante con palabras e ideas hermosas, ellos son responsables de la tragedia de la investigación histórica en este país.

PoCPL-TRABAJO DE ALEAGAr Aleaga Pesant

aleagapesant@yahoo.es

 

Escribir un comentario

XHTML: Ud.puede utilizar los siguientes tags html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>