Publicado: Jue, 16 May, 2013

Los cinco espías y sus privilegios en cárceles de EE.UU.

espias-cubanosLA HABANA, Leyendo el periódico Granma, órgano oficial del Comité Central del Partido Comunista de Cuba (CC-PCC), el día dos del presente mes, en primera plana destaca la exposición de las pinturas del recluso Antonio Guerrero, en una galería de la ciudad norteamericana de San Francisco. La exposición se develó el 29 de mayo, en el Centro Cultural Eric Quezada, con veinticinco esbozos realizado en la técnica de acuarela.

Guerrero es uno de los oficiales de la red AVISPA que espiaban a favor del régimen cubano y fue sentenciado por eso, junto a otros cuatro espías que no reconocieron su accionar en territorio norteamericano, o más bien se consideraron “antiterroristas”. Incluso Antonio Guerrero, junto a René González (en libertad condicional), es un ciudadano norteamericano y por ello debe considerarse un traidor a los Estados Unidos.

¿Qué sentencia puede recibir y cuáles son las condiciones carcelarias para un ciudadano cubano que espíe para los EE.UU., delitos tipificados contra de la seguridad del Estado y la Revolución cubana?

La red AVISPA, fue un grupo de trece oficiales de la Dirección General de Inteligencia, que durante la década de 1990 espío en el sur de la Florida y se sirvió de la ex agente Ana Belén Montes, de la DIA (Agencia de Inteligencia de Defensa), un órgano que monitorea la contra-inteligencia del medio de defensa de los Estados Unidos.

Ahora me pregunto, ¿son tan diabólicas las autoridades norteamericanas cuando tratan tan bien a los cincos reclusos y oficiales de la red AVISPA, perteneciente a la Dirección General de Inteligencia, quienes realizaron espionaje para la dictadura castrista? Los cuatro espías que quedan presos se sirven de Internet, intercambian mensajes con sus familiares en Cuba y con el mundo que los apoya, claro está, con el dinero del contribuyente cubano. Sin embargo, los presos políticos cubanos cuando exigen derechos y denuncian abusos en las cárceles, lo primero que le suspenden son los diez minutos de teléfono que le otorgan cada mes.

No hablemos ya de Internet, algo que ni siquiera está al alcance del cubano de a pie. Gerardo Hernández, jefe de los espías, y al que se le atribuye el derribo de las avionetas civiles Hermanos al Rescate en 1994, según un informe de las autoridades judiciales estadounidenses, ha recibido en prisión la visita de una estrella “Hollywoodense”, el actor Danny Glover.

¿Acaso algunos de nuestro actores o actrices del cine y la televisión, pueden visitar o dar apoyo moral y material a los presos políticos cubanos? ¿Alguien ha visto lienzos o poemas de prisioneros políticos en exhibición y con total cobertura oficial? Recientemente la prensa oficial monto su show en algunas prisiones de Cuba: presos integrando conjuntos musicales, en labores de artesanía, equipos de pelota, etc., una farsa del gobierno que venía a tono con el informe a presentar en el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas (ONU).

Obviamente la exposición de Antonio González no me extrañó para nada. A este espía le sobra el tiempo y las buenas condiciones para desarrollar su intelecto en prisión. Privilegios que le sobran a unos, y de los que carecen otros.

Por Dulce María Cervino

Escribir un comentario

XHTML: Ud.puede utilizar los siguientes tags html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>