Publicado: Lun, 6 May, 2013

Y qué fue de Camilo

camiloCienfuegosSanta Fe, La Habana. Es cierto que al mar, todos los 28 de octubre, se lanzan flores multicolores, como expresión del cariño que todavía el pueblo cubano siente por Camilo Cienfuegos, jefe del Estado Mayor del Ejército Rebelde, desaparecido ese día de 1959, cuando viajaba en un avión de las Fuerzas Armadas Revolucionarias.

La prensa oficialista mucho ha divulgado aquél mortal accidente, las tensiones vividas mientras se buscaba el avión y cómo el mismo Fidel Castro dirigió la búsqueda durante once días, hasta que horas después de la desaparición, prácticamente lo dio por muerto, al anunciarse que el avión de Camilo no había llegado a su destino.

Llama la atención por qué entonces nunca más se han tenido noticias de los restos del avión, ni se ha hecho nada por encontrarlos.

A lo largo de estos años, los restos mortales de Ernesto Ché Guevara, Tamara Búnker y otros combatientes, han sido objeto de hallazgos importantes de la arqueología cubana.

En los últimos años, según una información del periódico oficialista Granma, de septiembre de 2010, un grupo de especialistas cubanos rescataron una gran parte del cargamento de 500 toneladas de losas de cerámica, que transportaba un barco, hundido en aguas cubanas hace más de un siglo.

En el periódico Juventud Rebelde, de agosto de 2012, hasta la National Geographic Society galardonó por primera vez a Daniel Torres, uno de nuestros arqueólogos cubanos más conocidos, con el premio Emerging Explorer, cuando al frente de un grupo de investigadores pudo localizar el lugar donde un misterioso barco, no americano, llegó a nuestras costas 500 años antes que Cristóbal Colón.

Nos ha visitado una destacada arqueóloga y egiptóloga dominicana, Kathleen Martínez, famosa por sus éxitos en la búsqueda de la tumba de Cleopatra y de su amante romano Marco Antonio. Hasta las ruinas de la Atlántida, una ciudad desaparecida hace unos diez mil años y sumergida cerca de Cuba a una profundidad de 700 metros, han sido halladas de casualidad por aviones de la NASA en 1962 y hace unos meses por científicos canadienses, Paul Weinzweig y Pauline Zalitzki.

Pero de los restos del avión de Camilo, un Cessna tipo DC-3, con dos pasajeros que lo acompañaban, el primer teniente Luciano Fariñas y el combatiente Félix Rodríguez, nada se sabe.

Por qué no se ha pagado a especialistas de renombre, con el fin de encontrar los restos del avión de Camilo, puede preguntarse todo aquél que recuerda con cariño al “héroe de la sonrisa franca”.

Si las especulaciones han crecido como la espuma, y se ha llegado a decir que el avión de Camilo no desapareció en el mar, sino de forma misteriosa en tierras cubanas, se debe al desinterés que ha tenido el gobierno castrista de encontraren el fondo del mar los restos del Cessna, hundido aquél 28 de octubre, hace apenas 53 años.

Escribir un comentario

XHTML: Ud.puede utilizar los siguientes tags html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>