Publicado: Mie, 26 Jun, 2013

A las armas corred las mujeres

ejercitocubanoLa Habana. Los generales no se quieren quedar sin tropa. El VII Pleno de la Unión de Jóvenes Comunistas, celebrado el pasado fin de semana, llegó a esta distorsion ada conclusión. Si hoy el 18 % de los cubanos tiene más de 60 años, para el año 2030, el servicio militar obligatorio (SMO) deberá incluir a las mujeres.

El encuentro de jóvenes comunistas visitó previamente la Escuela Interarmas Antonio Maceo y se realizó en el teatro de su escuela nacional de funcionarios, donde trató dos temas: seguridad nacional y seguridad pública.

Para que no saltaran disidentes, la primera secretaria de la organización juvenil, Yuniasky Crespo Baquero, estuvo escoltada en la mesa principal por cuatro generales (Álvaro López, José Carrillo, Juan Pérez y Jesús Becerra), dos funcionarios del Comité Central comunista (Julio García y Joaquín Bernal), la Ministro de Educación (Ena Elsa Velázquez) y el Vice fiscal de la República (Rafael Pino).

Según el diario Juventud Rebelde, edición 4 de junio, todas las intervenciones apoyaron la tesis de incorporar a las mujeres al Servicio Militar Obligatorio (SMO), aunque temporalmente le llamen voluntario. Entre los argumentos fundamentados, además del expuesto por la primera secretaria, estuvo el del viceministro primero del ejercito, quien afirmó, “no podemos darnos el lujo de que sean solo los hombres los que estén preparados”. Más adelante subrayo que las mujeres les imprimen un sello muy especial a todo lo que hacen, y en la primera línea de combate se precisa también de su disposición y formación.

También apoyó tal tesis la directora del Centro de Estudios de la Juventud, Teresa Viera, quien según las fuentes explicó la importancia de que todas comprendan el estado de necesidad de involucrar a las mujeres a la milicia. Su comentario tomó en cuenta que durante cinco años (2008-13) solo se presentaron al servicio militar voluntario femenino 3 900 mujeres. La mayoría de las alistadas, según otras fuentes, eran funcionarias de la Unión de Jóvenes Comunistas (enrolarse les facilita el ascenso en la carrera política), un pequeño por ciento interesadas en obtener carreras universitarias y otro grupo menor con problemas sociales y familiares

La primera secretaria de la UJC en Cienfuegos, Sucely Morfa, aportó la importancia de hacer conciencia sobre la el tema de incorporar a las mujeres al servicio militar. Pidió que se implicaran los funcionarios de más alto nivel, e involucrar a las familias de las mujeres jóvenes, entre ellos los padres, que en el proceso de captación se les debe llevar a los cuarteles para que vean las condiciones y el escenario donde estarán recluidas.

En la misma medida y con más argumentos retóricos, comparecieron otros jóvenes militantes y militares, donde según la información, nadie razonó diferente.

En mi opinión personal, el intento de ampliar el servicio militar obligatorio a las mujeres, aunque ahora se le ponga el apellido de “voluntario”, da una idea que el “bunker” ideológico comunista se mantiene fuerte en liderazgo y propuestas, aunque algunas ideas sean tan descabelladas como esta.

Sostener el SMO en un país que no está guerra, cuando la tendencia universal es a la creación de ejércitos profesionales y altamente calificados, para las nuevas tareas de seguridad internacional, indica cuan anticuados son los paradigmas del generalato cubano. El ejército profesional disminuye los costos del mantenimiento del Estado y es más eficiente y concentrado en las tareas a cumplir.

En el caso cubano, las condiciones de los jóvenes reclutas en el SMO son paupérrimas, según cuentan ellos mismos: vestuario inapropiado, alimentación inadecuada, una paga magra (30 pesos cubanos, menos de 1.50 dólar al mes), distantes de sus casas, etc.

El periodo de uno, dos o tres años de reclutamiento forzoso a los jóvenes varones, deja mucho que desear para todos. En especial para las familias de los alistados, que suman nuevas preocupaciones a sus hijos.

La ciudadanía debe estar alerta sobre el tema. El gobierno tratará, a través de todos sus mecanismos, acelerar el proceso de reclutamiento forzoso de mujeres jóvenes. Tal parece que el presidente Raúl Castro Ruz, antes de su muerte pretende cambiar la primera estrofa de nuestro himno nacional, por otra que dice ¡Al combate corred las mujeres!

 

Por Aleaga Pesant

aleagapesant@yahoo.es

 

 

Escribir un comentario

XHTML: Ud.puede utilizar los siguientes tags html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>