Publicado: Mie, 12 Jun, 2013

Martí fue un liberal

Jose_MartiSanta Fe, La Habana. Junio de 2013. Por mucho que el régimen castrista cubano quiera vestir de socialista a nuestro José Martí, no lo ha logrado. Sus sólidos criterios están por suerte impresos para siempre y en ellos nuestro Apóstol demuestra su respeto y fidelidad a las ideas libertarias.

Jamás Martí hubiera estado de acuerdo con un gobierno dictatorial y totalitario para su país, donde gran parte de la población se ha convertido en animales de manadas. Cuando Carlos Marx murió, Martí, ese gran hombre de tantas claridades, escribió: ¨Karl Marx ha muerto. Como se puso del lado de los débiles, merece honor. Pero no hace bien el que señala el daño y arde en ansias generosas de ponerle remedio, sino el que enseña remedio blando al daño. Espanta la idea de echar a los hombres sobre los hombres. ¨Indigna el forzoso abestiamiento de unos hombres en provecho de otros. Más se ha de hallar salida a la indignación, de modo que la bestia cese, sin que se desborde y espante¨. Y por último, referente a la ideología marxista, dice: ¨Suenan músicas; resuenan coros, pero se nota que no son los de la paz”.

Dijo Fidel Castro que se inspiró en Martí para su autodefensa en el juicio al ataque al Cuartel Moncada. Es posible que así haya sido. Pero ¿quién nos puede convencer de que Martí hubiera aprobado los miles de fusilados de principios de la Revolución de 1959, cuando dijo: ¨Un hombre muere. La ley lo mata. ¿Quién mata a la ley?”.

¿Qué diría, si estuviera vivo, de los millones de cubanos que han escapado a países libres, de los mil 258 guerrilleros anticastristas muertos en combate, de los miles de soldados cubanos caídos en guerras ajenas, de los miles de presos políticos que cumplieron largas condenas, de los cientos que han ido a prisión por defender los Derechos Humanos?

¿Hubiera estado de acuerdo nuestro Apóstol -quien nos aclaró que ¨Los hombres van en dos grupos, los que aman y fundan, los que odian y deshacen…¨-, cuando vimos que hasta los más pobres de la población perdieron sus humildes negocios: chinchales, puestos de fritas, timbiriches y hasta carretilleros de frutas, para que todo fuera propiedad de un solo hombre, capricho éste que sólo logró empobrecer aún más a la población? Dijo Martí: ¨Es rica una nación que cuenta con muchos pequeños propietarios¨.

¿Hubiera estado de acuerdo este sabio y tierno cubano con una política de odios de clases, con el objetivo de dividir a los hombres, y sobre todo, lograr el poder absoluto de una camarilla gobernante? ¿Acaso no dejó dicho que: ¨…de derechos y opiniones de sus hijos todos está hecho un pueblo y no de los derechos y opiniones de una clase sola de sus hijos¨.

Por último, ante este criterio de Martí: ¨El mejor modo de servir a Dios es ser hombre libre y cuidar de que no se menoscabe la libertad¨, ¿quién podrá creer que estuviera de acuerdo con dictaduras, simpatizar con caudillos que levantan una nación de limosneros de derechos?

El Apóstol, opuesto a todo despotismo, a toda tiranía, abogó por las libertades individuales, por el progreso social, por un Estado de Derecho, por la libertad de prensa, de asociación, de expresión. Fue quien señaló que ¨el animal anda en manada y el hombre con su pensamiento libre¨.

¿Quién puede dudar entonces de que Martí era liberal?

Por Tania Díaz Castro

Escribir un comentario

XHTML: Ud.puede utilizar los siguientes tags html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>