Publicado: Mie, 24 Jul, 2013

Arremeten en Cuba contra vendedores ambulantes

Texto vendedoresMayabeque. Fuerzas del Ministerio del Interior (MININT) cubano, reforzaron en la provincia Mayabeque el cerco policíaco que mantienen contra los vendedores ambulantes de productos agropecuarios y de la industria pesquera.

De acuerdo a informaciones aportadas por Oddoniel López, vendedor de yogurt casero, grupos territoriales de la Policía Nacional Revolucionaria (PNR) desarrollan desde junio pasado una serie de operativos en las principales rutas por donde transitan los vendedores ambulantes hacia la capital.

Según López, los operativos consisten en interceptar la mayor cantidad posible de vehículos, fundamentalmente de la red de transporte público, revisar las pertenencias de los viajeros y detectar si trasladan alimentos como pescado, mariscos, yogurt de fabricación casera, papas, guayabas, ajos y algunas variedades de hortalizas y legumbres.

López señala que además de los mariscos, cuya pesca y comercialización se encuentra prohibida a la población, que las autoridades encartadas en los operativos consideran como delito transportar más de diez libras de estos productos, a pesar que muchos de esos alimentos son adquiridos en los mercados estatales de la provincia, o de mano de productores independientes con permisos de venta. En el caso del yogurt solo se permiten tres botellas plásticas de 1500 ml.

Explica López que las sanciones más comunes empleadas por los represores, son la incautación total de los alimentos y la imposición de multas astronómicas. En torno a los mariscos “las multan llegan a superar los 5 000 pesos de la Moneda Nacional (MN) y, si existe reincidencia, se puede terminar en un proceso penal”.

Destaca que el objetivo central de los operativos, durante los últimos días, se centra en el trasiego de yogurt.

“El 16 de junio, en horas de la mañana, una patrulla de la PNR de San José de las Lajas detuvo el camión donde viajaba en las inmediaciones de la comunidad Ceibabo. Encontraron 118 pepinos –botellas plásticas- de yogurt repartidos entre alrededor de veinte personas, míos eran seis. Me multaron con 300 pesos MN y aunque pienso que salí bien librado en relación a otros, es una injusticia porque no cargaba nada ilegal o dañino. Se lo compré a un campesino que lo hace con la leche de sus vacas“, comenta López.

Amplía López, con dirección del municipio Batabanó, en Mayabeque, que para poder pagar la multa debe seguir transportando yogurt para vender en la capital, pues, no tiene otra fuente de ingreso debido a que en su zona de residencia escasean las oportunidades de trabajo.

Un agente de la PNR que trabaja en el Punto de Control de la localidad de Managua, en las fronteras del capitalino municipio Arroyo Naranjo con Mayabeque, de manera extraoficial dijo que tenían la orden de no dejar entrar yogurt casero a La Habana por causa de que el lácteo era fabricado por productores particulares que poseen convenios de entrega de leche con el gobierno.

“Están usando la leche para hacer yogurt porque les reporta mas dinero, lo cual afecta los pactos con el Estado”, expresó el agente.

René Vela, de 49 años, quien mantiene un convenio de entrega leche con el gobierno de la región en Batabanó, comunicó que “después de cumplir la entrega del volumen de leche pactado, el excedente queda fuera de cualquier compromiso, a disposición de la voluntad de los productores”.

Para no pocos resulta contradictoria la actitud asumida por las autoridades, máxime cuando el país atraviesa una crisis alimentaria prolongada, donde el Estado es incapaz de abastecer los mercados en moneda nacional.

Al sentir de muchos, las ofertas de los vendedores ambulantes “vienen a salvar el día”.

Arturo Consuegra, del reparto La Fortuna, en el municipio Boyeros de la capital, argumenta que su padre Víctor, de 79 de edad, desayuna y merienda gracias al “pepino” de yogurt que le traen los vendedores cada dos días, en 25 pesos moneda nacional (el equivalente a un dólar).

“Si no fuera por eso yo creo que se me muere el viejo. Por culpa de la gastritis no quiere comer prácticamente nada”, sentencia Consuegra, y explica que en los mercados a los que puede acceder económicamente, no expenden ningún producto lácteo liberado.

El punto negativo de los vendedores ambulantes es los precios que tienen sus mercancías, muchas veces retozan con la usura”, concluyó Consuegra.

De manera general los vendedores ambulantes, a quienes el populacho clasifica como luchadores en virtud de las peripecias que a diario tienen que sortear, son personas que por diversos motivos no tienen posibilidad de vínculo laboral, muchos de ellos por haber sido sancionados por los tribunales laborales o judiciales.

Escribir un comentario

XHTML: Ud.puede utilizar los siguientes tags html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>