Publicado: Dom, 7 Jul, 2013

Distancia entre San Pedro y La Higuera

maceoSanta Clara. Cuando la fecha de dos hechos coincide en día y mes, aunque los separen decenas de años, se puede crear un paralelo de casualidades históricas que ayude a su conmemoración. También, con el afán de igualar lo sucedido y darle así mayor vínculo al suceso, se corre el riesgo de cometer desaciertos que deforman la realidad.

Un proceder como el anterior, y al parecer con la única intención de aunar al extremo las vidas de Antonio Maceo Grajales y Ernesto Guevara de la Serna, lo leí días atrás en la prensa oficial.

Al anhelo de unir la figura de Maceo con la de Guevara, basado en la coincidencia del día de su nacimiento, el periódico Granma agregó que ambos habían muerto en combate. Algo totalmente inverso a lo que por años aprendí en la escuela, pues de lo sucedido en La Higuera, Bolivia, donde Ernesto acabó sus días, he leído bastante.

No se necesita ser muy ducho en historia nacional para saber que el “Guerrillero Heroico” no cayó en combate, sino que se le asesinó o se le ajustició -depende como cada quien juzgue los hechos-, en dicho paraje boliviano luego de que fuera hecho prisionero. Mientras en derredor a la forma en que murió, “El Titán de Bronce” en San Pedro, no existe la más mínima teoría que indique que no cayó en acción.

Sin embargo, si cayeron o no en verdaderas batallas, no debe alejarnos de un propósito mayor: Hallar analogías sobre las causas que cada uno esgrimió para justificar la guerra que libraba, y el trato que reciben actualmente. Solo si estos designios se acercasen se podría hablar de un paralelismo casi cabal, pese a las más de siete décadas que separan ambas muertes.

De seguro no faltarán defensores de que dicha afinidad es total y palpable, pero siempre lo harán con la prisa de vincular la imagen del Guerrillero a la del Titán y no viceversa, pues saben de sobra que la inmensidad voluntariosa del segundo reduce al silencio la del primero. Por lo tanto, no es razón convincente eternizar dicho equivalente solo por un acierto en el calendario.

Para patentizar una afinidad entre ambos que vaya más allá del almanaque, primeramente es mejor, como plantee antes, buscar similitudes en los fines que ambos anhelaban. El argentino, como se sabe, no perseguía un ideal preciso con su lucha, sino que disfrutaba su belicismo innato, mientras el líder Mambí veía en el campo de batalla la única salida para una Cuba Libre.

Maceo no vio terminada La Guerra del 95, gesta que puso fin al oprobio español en Cuba y en la cual murió, por lo que se desconoce su obrar en tiempo de paz. Todo lo contrario del “Che”, quien una vez victoriosa la Revolución Cubana se ensañó de tal modo con mis compatriotas, que después de Valeriano Weyler, se le considera el extranjero que más daño nos ha hecho.

Quien escribe está convencido de que el régimen cubano no exalta el nexo onomástico de dichas personalidades solo por un puro azar, sino para sacar tajada de su héroe-usura por excelencia, o sea “Che” Guevara. De dudarlo, visite cualquier entidad comercial vinculada al turismo y advertirá coloridas camisetas, boinas y afiches con el rostro del rosarino.

Si justamente hubiera un verdadero interés en que una y otra figura gozaran de la misma altura nacional, existiría una consigna que proclamara: “Pioneros por la independencia, seremos como El Titán” y no el sovietizado eslogan: “Pioneros por el comunismo, seremos como el Che”. Esto, solo por citar un ejemplo.

No obstante, el Mayor General del Ejército Libertador, quien tuvo “tanta fuerza en el brazo como en la mente”, no necesita que el aparato publicitario del castrismo haga de la inmensidad de su figura un objeto mercantil. El Titán de Bronce se siente a gusto con que los verdaderos cubanos le recuerden con su uniforme ensangrentado y su cuerpo cicatrizado por doquier.

Por la visto el régimen seguirá cada 14 de junio con esto de hermanar a dos hombres ligados con el pasado histórico de Cuba, solo por haber nacido el mismo día aunque de años diferentes. Pero olvida este sátrapa sistema que aunque hablen de ellos con un empeño unificador, solo por repetir sus nombres no los equipararan en razón.

 

Por Feliberto Pérez del Sol

Escribir un comentario

XHTML: Ud.puede utilizar los siguientes tags html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>