Publicado: Mar, 17 Sep, 2013

Juan y Pedro, y la Asamblea Nacional

“Juan”, le pregunta su amigo Pedro, ¿Seguiste los pormenores del Primer Período de sesiones, de la Octava Legislatura de la Asamblea Nacional del Poder Popular, que tuvo lugar los días 6 y 7 de julio, en el Palacio de las Convenciones en La Habana? Mira Pedro, siempre estuve atento a la discusión de cada uno de los informes, y a las intervenciones realizadas en el plenario, por el Ministro de Economía y Planificación, la del jefe de la comisión de implementación y las que hizo Raúl Castro.

Continúa Juan:” Las sesiones del Parlamento cubano compadre, son sencillamente clases magistrales, del comportamiento de un rebaño amaestrado, en aprobar todo lo que pongan a su consideración la élite gobernante. Nadie discrepa, nadie expresa una opinión contraria, no hay un solo diputado que se abstenga, los acuerdos se toman por unanimidad.”

Prosigue Juan: “Pedro, como era de esperar, los diputados no analizaron, sino que escucharon sendos informes acerca del Plan de la Economía y de la ejecución del Presupuesto durante el primer semestre del año. También una información sobre el estado de implementación de los lineamientos de la Política Económica y Social del Partido aprobados en el VI congreso.

“Escúchame Juan”, enuncia Pedro,” leí en el periódico Granma, el dictamen de las diferentes comisiones, cuyas conclusiones fueron sometidas a la aprobación de la Asamblea. La Comisión Agroalimentaria, la de Industria, Construcciones y Energía, la de Educación, Cultura, Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente y la de Asuntos Constitucionales y Jurídicos.”

Ambos amigos Juan y Pedro, están tan entusiasmado en la conversación, que no se percatan que el grupo de vecinos que se encuentran en la Carnicería en la cola para la compra del picadillo con Soya, se les acercan para escuchar lo que ellos debaten. Los continuos comentarios de estos personajes resultan instructivos para los usuarios que acuden a estos comercios allí instalados.

Esto ha dado lugar al funcionamiento de una Peña, en que no solo se discuten los problemas más palpitantes del deporte, desde lo difícil de una jugada beisbolera, un oportuno batazo, la mala decisión de los árbitros, como también las dificultades agravadas en la esfera económica que aumentan sensiblemente las penalidades del pueblo cubano.

Uno de los presentes deja por un momento su atención puesta en la cola, y dirigiéndose al grupo que rodea a Juan y a Pedro, les dice “yo quisiera informarles antes de que ustedes comiencen hablar sobre la reunión de la Asamblea Nacional algo de la violencia que se manifiesta en nuestra ciudad, que ha cobrado varias víctimas y que la prensa no refleja…”.

“… Ustedes todos conocen a Panchita Peralta, una anciana que vive en la calle Toscano esquina a Alejandro Oms, pues la otra noche penetraron unos desconocidos a su casa, la amordazaron, la amarraron a una silla, y le robaron el dinero. Días antes mataron a un joven que quiso impedir que le robaran las cadenas de oro también a una anciana, el victimario fue arrestado…”.

“… Pero eso no para ahí, a un matrimonio lo apuñalaron en su vivienda, dos desconocidos penetraron en su casa para robarle. También en la carretera a los Caneyes asesinaron una anciana, le arrebataron las cadenas que llevaba en el pecho, los autores del hecho fueron detenidos, pero lo más importante es que todos los días ocurren hechos de sangre en nuestra ciudad y la prensa no se da por enterada.”

Pedro se levanta de la acera donde está sentado, y con voz pausada se dirige al grupo que le rodea, “Ustedes escucharon bien lo que dijo Nicoderme sobre la violencia que existe en Santa Clara, pero que el resto de la población desconoce. Esto evidencia la fuerte censura de prensa reinante, lo que se hace con el objetivo de no atemorizar a los turistas, y sigan en la creencia de que esta es una Isla apacible”.

Después de un breve silencio reanuda Pedro la conversación. Sonriente mira a los presentes y les dice: “En la comisión Agroalimentaria se hizo un llamado a aumentar las exportaciones y disminuir las importaciones. Plantean que México pasó a ser de un gran exportador de maíz, a importador. Resulta cómico que el informe no mencione a Cuba que de gran exportador de azúcar, en los últimos años estamos importando este producto de Colombia y de Brasil…”.

“… Pero hay más, según el informe de esta comisión el 76 % de las áreas agrícolas está en suelos pocos productivos, con el 15 % afectado por la salinidad, la disminución de las precipitaciones y la elevación de las temperaturas. Como consecuencia de lo anterior el país erogó más de 1 500 millones de dólares en comprar alimentos, 1 700 millones en el 2012 y en el 2013, rebasará los 2 000 millones…”.

“…Después como siempre tratan de explicar esto por la brecha tecnológica entre las naciones pobres y las desarrolladas. También buscaran nuevos argumentos para justificar los incumplimientos en las proyecciones de crecimiento del Producto Interno Bruto, que oscilará entre el 2,5 y el 3 %, inferior al 3,6 previsto. Todo esto a pesar de que se aplica en el cálculo del PIB la metodología inventada por Fidel, que incluye la esfera de los servicios no productivos como la salud y la educación…”.

Concluye Pedro, “Es por eso que nosotros no debemos esperar beneficio alguno de estos debates, seguiremos en estas largas colas para comprar el Picadillo de Soya, la Mortadella, el pedazo de Pollo por Pescado, y otros Productos Racionados. El problema Juan no es actualizar el Modelo, como te he dicho en ocasiones anteriores, este muerto no lo levanta nadie, debemos enterrarlo.

Por Ramón Jiménez Arencibia

Escribir un comentario

XHTML: Ud.puede utilizar los siguientes tags html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>