Publicado: Jue, 3 Oct, 2013

La cárcel es un infierno

carcelcubaSantiago de las vegas, La Habana. En el tema de los derechos humanos el régimen de la isla sigue comportándose como en la fábula del Juez y el verdugo, pues sigue acusando a casi todo el planeta de violación de derechos básicos, cuando su criminal expediente lo convierte en el primer acusado.

En Cuba hay una rara asociación entre la violencia represiva de los militares y la supuesta democracia implantada por el sistema. Al mismo tiempo que se habla de tranquilidad ciudadana, derechos humanos y democracia, siguen existiendo los arrestos arbitrarios y tras los muros de las cárceles la situación es pavorosa y demencial.

Los penados viven en deplorable situación. Condiciones extremas de hacinamiento, insalubridad y tratos crueles.

Las viejas instalaciones carcelarias concebidas al modelo soviético, y otras heredadas de anteriores gobiernos, carecen de condiciones mínimas para la vida humana. Los pocos recursos asignados para su eventual reparación, durante años han sido desviados.

En el sistema penitenciario vigente imperan la corrupción judicial y administrativa, los crímenes despiadados, los maltratos físicos, la tortura, las muertes en extrañas circunstancias, la discriminación racial y social, y el menoscabo a la dignidad del hombre.

A todo ese desastre en materia de derechos humanos hay que agregar los altos índices de desnutrición, las enfermedades y los vicios provocados por la falta de garantías de vida tras los barrotes.

¿Hasta cuándo se seguirá repitiendo años tras años la misma historia? Es una pregunta constante de la marginada y extensa población penal.

Podrían citarse cientos de ejemplos. Pero baste señalar que en los primeros ocho meses del año, en las prisiones Kilo-7 y Kilo-8, ubicadas en el centro oriental de la isla, los crímenes en su diferentes facetas, así como otros actos violentos perpetrados por los custodios, están en permanente aumento.

Datos confiables recibidos desde esos centros de reclusión, indican que 6 de cada 10 reclusos reciben diariamente maltratos de obra y palabra de parte de los militares. 36 internos resultaron gravemente lesionados hasta el 8 de agosto.

Pero no solo se trata de brutales golpizas, en celdas especiales destinadas al castigo, muchos reos son obligados a permanecer desnudos, dormir en el piso, en no pocas ocasiones sobre su propio excremento, sin ventilación, sin iluminación ni ventilación, y en un sinnúmero de casos, sin alimentos y con limitación extrema de agua.

Al mismo tiempo es practicada la crucifixión, fundamentalmente contra reos que padecen de trastornos mentales o sufren de tendencia suicida.

Los criminales mecanismos de represión empleados por los militares, generan más violencia. Las riñas son frecuentes entre recursos, lo que incide en un alto porcentaje de lesionados y muertos.

Y en medio de todo ese escenario, la desesperación está presente, lo que da lugar a conductas auto agresoras.

Fuentes creíbles informaron que durante en el primer semestre del actual año, 62 reos fueron sorprendidos atentando contra sus vidas. En ese mismo período de tiempo 4 lograron consumar el acto ahorcándose.

A todo lo expuesto, hay que agregar la situación de cientos de prisioneros, en su mayoría jóvenes, que permanecen por años sin ningún elemento de estímulo. Es el caso de los condenados a cadena perpetua y los sometidos a regímenes especiales por delitos o indisciplinas en los penales.

Otros sufren la lejanía de sus lugares de residencia, y la discriminación por sus preferencias sexuales, pues la homofobia entre los carceleros está muy enraizada.

En ese submundo lleno de crueldad, hay que contar también a los miles de reclusos con enfermedades y discapacidades. Entre ellos los enajenados mentales, invidentes, contagiados con el virus del SIDA y los tuberculosos. También a los muchos que padecen desnutrición extrema.

Es una triste ironía que el régimen de La Habana se haya asignado, así aparece en sus medios y en el accionar de sus voceros, el papel de juez o de víctima, cuando en realidad es victimario y verdugo.

Por Jorge A. Liriano

 

Escribir un comentario

XHTML: Ud.puede utilizar los siguientes tags html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>