Publicado: Lun, 21 Oct, 2013

La República le gana a la revolución

Cuba_DissidentEl viejito parece de unos ochenta años. Me mira fijamente. Los suyos son ojos azules, aguados por la edad y las derrotas. Se parapetan tras unos gastados espejuelos plásticos.

-La Revolución ha construido muchísimo – afirma con aire definitivo. Su puño apretado parece confirmar la declaración, sufriéndolo la jaba de tela, churrosa y vacía.

Entonces le coloco las manos en los agotados hombros. Con mucha suavidad, lo pongo a dar una vueltasobre su eje. Son lentos pasitos. Desconcertado, se deja, mas pregunta alarmado:

-¿Qué está haciendo?

-¿Qué es lo que ve, mi viejo?-lo tranquilizo, terminando la breve gira.

Me mira desconcertado. No entiende la pregunta.

Le digo. -¿Usted vive aquí?

Afirma con la cabeza y señala hacia una línea de casas cercanas, con jardines desbordados de hierbas. Sólo hay una vivienda pintada recién.

¿Será la de él?

-Pues bien, mi viejo, usted tiene donde vivir gracias a que en la República anterior a este gobierno se construyera este barrio y los aledaños. ¿Ve esa alcantarilla? Se hizo en la República. ¿El hospital y el policlínico del barrio?

Se construyeron en la República. ¿La bodega donde compra, la panadería, esa farmacia de la esquina, el cine al que ya no va nadie? ¿Ve ese tendido eléctrico, esa avenida, las aceras rotas y repletas de agujeros? ¿Ve esa barbería, ese “punto de leche”, esa vieja bodega transformada en vivienda? Todo lo que mira se construyó en la República. La República duró 56 años hasta que llegó esta etapa, que ya tiene 54 en el poder. ¿Han construido lo mismo en cada una de ellas?

Me mira estupefacto, callado. Quizá no sepa qué responder.

De repente me viene a la mente que estoy hablando con un hombre que estaba en sus veintitantos en 1959. Se crió, creció y se hizo adulto en medio del pujante crecimiento económico y citadino que ocurriera en nuestro país a partir del final de la 2da Guerra Mundial. ¿Cómo pudo olvidarse comparar lo que conoció? En La Habana, que a finales de la década de los cincuenta del siglo pasado albergaba a unos 700, 000 capitalinos, cada año ingresaban a la clase media unos cincuenta mil habitantes y se construían en viviendas unos tres mil metros cuadrados cada mes. Los barrios y repartos crecían como hongos para dar albergue a nuevos inquilinos. Y estos se mudaban con un poder económico suficiente como para comprar o alquilar sus nuevas viviendas. Y con ellos se mudaban los comerciantes y empresarios iniciados. Buscaban establecer sus pequeños negocios y empresas de servicios precisamente allí, facilitando la comodidad de la nueva clientela pudiente. Así se abrían bodegas y tintorerías, garajes y ventas de fiambres y frutas, sastrerías y escuelas.

El mismo ex –miembro tronado del Buró Político del Partido Comunista, José Luis Rodríguez, reconoció en uno de sus libros, donde comparaba la economía anterior a 1959 con la supuestamente exitosa del proceso fidelista, que en la dictadura de Batista (1952-1958), la bestia negra del “execrable pasado neocolonial”, la producción de electricidad nacional se multiplicó al doble y la cemento se triplicó, lo que demuestra que se construyó y se electrificó más que en ninguna etapa anterior en el país. Pero cavilando sobre etas cosas, me he olvidado de mi interlocutor. El viejito parece que también está pensando arduamente. Quizá buscando un ejemplo de construcción “revolucionaria” cercana que pueda destruir esa blasfemia que acabo de enunciar. Pero al final parece renunciar a su intención de derrotar mis atrevidos argumentos.

Se marcha abruptamente, sin despedirse, la espalda encogida bajo la camisa desgastada. A lo mejor acaba de recordar que sus nietos, que lo esperan hambrientos a que les lleve el almuerzo para reforzar la bazofia quecomo sustento les dan en la escuela.

Latest posts by Alexandro del Valle (see all)

Escribir un comentario

XHTML: Ud.puede utilizar los siguientes tags html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>