Publicado: Vie, 15 Nov, 2013

Perdió la vista pero encontró a Cristo

Pastor Luis (3)[20-19-32] La pérdida de la vista y otros daños orgánicos, el abandono por la primera esposa, amistades y antiguos compañeros de armas, fueron compensados al conocer a Cristo durante los ocho meses de ingreso en el hospital de San Antonio de los Baños, según confiesa Luis Manuel Mesa Herrera.

Hace 20 años ostentaba los grados de capitán de las fuerzas armadas revolucionarias cuando, durante unas prácticas en un campo de tiro, fue víctima de una explosión, que lo lanzó, elevándolo a 9 metros de altura según le contaron los que presenciaron el accidente.

Devenido pastor de la Iglesia Ministerio Apostólico hace cuatro años, durante la filmación de un video por el camarógrafo de Producciones Cabañas, Alejandro Sánchez,  testimonia: “a todos los que me vean y escuchen sepan que perdí mi vista pero alcancé algo que no veía, que era ser libre -¿de qué?- de todas mis ataduras. Conocí a Cristo y Cristo me hizo libre”.

Una de las habitaciones de su apartamento, el número 4 del edificio 17 en la calle 80 de San Antonio de los Baños, provincia Artemisa, lo ha acomodado con bancos hechos por él mismo y la ayuda de los 16 cristianos que allí se reúnen para rendir culto a Dios y aprender sobre “su Palabra” con el estudio de la Biblia.

Está casado con Annabel Bello López desde hace 13 años y tienen un hijo, que consideran un “regalo de Dios” porque los médicos aseguraban que Luis no podía engendrar después del accidente. Luis tiene otro hijo del primer matrimonio. La esposa es la mano derecha y los ojos del pastor en toda su vida y en particular en su ministerio.

Asegura Luis Manuel que quieren “retomar la iglesia primitiva, la iglesia que Cristo dijo que se debía hacer” y que han tenido la visión de crear un comedor para alcohólicos, discapacitados, y ayudar a las viudas, los huérfanos y a todos los menesterosos de la iglesia o de fuera de ella, pues así actuaban los primeros cristianos, “vendían lo que tenían, compartían todo en la iglesia y con los que no eran de la iglesia”.

A la pregunta de con qué recursos cuentan para hacer realidad su visión, responde: “El recurso que tenemos son nuestros corazones, recursos no tenemos, pero tenemos un corazón dispuesto a ayudar al necesitado y estamos esperando en Dios, por ese Dios que todo lo puede, aun lo que para los hombres parece imposible”.

Luis no tiene quejas de sus vecinos, algunos le manifiestan su admiración porque, a pesar de que solo recibe una pensión de 420 pesos moneda nacional, se las arregla para mantener “a mi esposa, mis dos hijos y mi suegra que quedó viuda” y aun es capaz de ayudar a terceros.

Confiesa verse reflejado en la vida del apóstol Pablo “que también fue militar y fue abandonado por todo el mundo, pero siguió adelante predicando a Cristo y ayudando a la gente”.

Afirma que no ha sido molestado por las autoridades en su ministerio y que en su iglesia oran por los gobernantes “para que la paz de Dios venga sobre ellos y para que también descanse sobre su pueblo”. Nosotros “nos damos a respetar participando en toda la vida social de la comunidad”.

Acepta humildemente que los fogones de gas se asignen solo a enfermos encamados y operados a corazón abierto y por ello no lo haya podido conseguir, a pesar padecer de un alergia en la vista como resultado de la explosión. Explica que los trámites para asignarle el servicio se paralizaron cuando se iba a gasificar todo el pueblo, pero todo ha quedado en planes, la gasificación del pueblo y la asignación de la cocina a Luis.

La paz interior y el optimismo de este hombre, sustentados en su fe, dan la impresión a unos de que se trata de un loco y a otros de que es un convencido de que su misión en esta tierra es servir al prójimo.

Muchos pastores como Luis necesitan Cuba y muchos otros países para hacer del mundo un lugar mejor, más allá de las riquezas o pobrezas materiales de las naciones.

corrientemartiana2004@gmail.com

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Escribir un comentario

XHTML: Ud.puede utilizar los siguientes tags html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>