Publicado: Mar, 5 Nov, 2013

Premio crónica- Ciudad Metal 2012

metalSakenaf, Santa Clara, Villa Clara, 26 de octubre de 2012, (FCP). Quienes desde hace décadas frecuentamos el festival de música rock “Ciudad Metal”, sabemos de las varias maneras con que este ha sido lacerado. Esta XV edición no fue la acepción, solo que a las ancestrales fórmulas aplicadas por el gobierno cubano se sumó ahora la lluvia, la cual motivó que igual al año anterior el evento se desarrollara en el cine Cubanacán, y no en su tradicional plaza “Sandino”. Pasadas las 10 p.m. del pasado miércoles 24, “Pirata”, una agrupación santaclareña, dio inicio a este ya popular encuentro del metal nacional. Mostraron su tradicional rock urbano salpicado de frescas dosis de punk folk, y el público le respondió complacido, sobre todo la buena cantidad de amigos que siempre les siguen a cada concierto que ofrecen por acá.

Concluida su presentación subió a escena “Limalla”, banda formada hace ya unos años en la urbe de Santi Spíritus, y con ella continuó la sonoridad punk en esta primera noche de fiesta metalera. La jornada fue cerrada por “Nobember Charlie”, piquete local que basó su set en las ricas cualidades vocales de la chica que les sirve de cantante. Durante la segunda fecha del evento hubo conciertos también en horas de la tarde, algo que se repitió los siguientes dos días. La primera propuesta musical de esta versión diurna se nombró “Dark Choice” y llegó desde el vecino municipio Placetas. Presentaron un potente death trash de sonoridad actual, notándosele también pasajes de metal melódico y algo de doom.

Les secundó “Kaos”, grupo punk rock que encarna lo más underground de la escena local, pues necesitan pulir mucho más su material, eso sí, son fieles a la ideología do it yourself. Como ya es costumbre en sus presentaciones, versionaron a “Eskoria” y “Molotov”. Finalizaron con una especie de balada que por momentos acelera y se distancia del sonido sucio que practica la banda. Para la programación nocturna se esperaban acordes algo más distanciados de lo que hasta ahora se había presentado. De lo anterior, y de mucho más, se encargó “Mortuory”, toda una leyenda del metal oscuro relacionado con el gore sex en la provincia Holguín. Demostraron fuerza en una vertiente lírico-sonora donde el panorama roquero nacional no ha incursionado del todo todavía.

Otros que también aportaron lo suyo fueron los muchachos de “Feed Back” y“Adictox”, grupos formados en esta localidad que regalaron respectivamente a los presentes buenas cuotas de metal core y punk rock bien elaborados. Los segundos llevaron la mejor parte con el público, pues en su repertorio incluyeron varias canciones escritas por William Fabián, el mítico líder de “Eskoria” que hace algo más de dos años partió al otro lado del silencio. Cerró esta segunda jornada de conciertos “Scyhte”, legendaria banda de Placetas que pese a no poseer un batería de carne y hueso y tener que recurrir a una secuenciada, dieron muestra del death metal que hace más de una década los caracteriza. Para entonces llovía a raudales, y las típicas tertulias que suelen hacerse al aire libre una vez terminado cada concierto se vieron interrumpidas.

Un breve análisis a lo ocurrido hasta el ecuador de esta decimoquinta versión del Cuidad Metal arroja que, de las nueve agrupaciones que han brindado su música solo una no es de la región de Las Villas. Si lo vemos como un elemento de cuantía tal participación nos satisface, pero si esto va en quebranto de que el público local sea coartado de conocer otros proyectos, entonces el asunto se torna preocupante. Digo esto, porque so pretexto de sumar grandes cantidades de grupos, a los que no se les tenga que garantizar alimentación, trasporte y hospedaje, quienes están al frente de organizar el festival descuidan un tanto la calidad de los invitados. Dentro de siete días comentaré cuanto ocurra en materia de rocanrol las jornadas de hoy viernes 26 y de mañana sábado 27.

El viernes, desde horas de la mañana, tuvo lugar la Convención del Tatuaje, colorida actividad donde artistas y modelos del arte de dibujar y dejarse dibujarse la piel ofrecieron lo mejor de sí. Este evento comúnmente se lleva a cabo en el Centro Cultural “El Mejunje”, pero las inoportunas aguas del ciclón Sandi hicieron que el cine “Cubanacán” sirviera también de sede a la misma.

Sobre las 4 p.m., la banda “Mordor”, de Cienfuegos, inició la fiesta diurna de conciertos, la cual fue matizada solo por piquetes villareños. Los sureños, asiduos a las últimas ediciones del evento, se apartaron de su habitual dark gotic metal y exhibieron un potente deathcore, destacándose durante su aparición excelentes covers a los suecos “Arch Enemy” y “Amon Amarth”.

Les siguió “Shock”, una agrupación formada por músicos de varios municipios de Villa Clara y estudiantes latinoamericanos que estudian acá. Mostraron un set corto, pero lo bastante claro como para notarles que les gusta el metal por la zona del trash. Terminaron con el tema Roots Bloody Roots, de los brasileños “Sepultura”, versión que fue bien acogida por los presentes.

La jornada vespertina la cerró “Obscuro”, un trío originario de Cabaiguán, Sancti Spíritus, que cultiva el death metal en su vertiente más técnica. No poseen batería, por lo que se auxilian de un drum secuenciado, algo que atenta contra las presentaciones en vivo, pero que en definitiva les ha servido hasta ahora para una buena comunicación con el público.

Durante el horario nocturno de la tercera fecha, las actividades metaleras fueron iniciadas por los capitalinos “Narbeleth”, quienes dejaron claro que en este paraíso tropical llamado Cuba existe también una cultura del black metal bien redefinida. Criterio que como bien pude notar no solo interesa a las agrupaciones, sino también a buena parte de la audiencia.

Sellada la presentación de los habaneros subió a escena “Rezistencia”, banda de esta ciudad que presentó un arrojo sin límites y un sólido line up capaz de impedir que los ánimos cedieran. Les remplazó “Azotobacter”, grupo local que exhibió su fuerza habitual. La noche cerró por todo lo alto con la propuesta de los alternativos “Rice and Beans”, venidos desde Matanzas.

Con el clima ya bastante normal, el sábado en horario de la tarde se presentó “Gatillo”, piquete punk afincado en tierra espirituana que mostró uno de sus mejores directos por estos predios. Su actuación fue precedida por “Adictox” y suplida por “Kaos”, por lo que ambos tuvieron así una doble presentación en esta XV versión del Ciudad Metal.

No más iniciada la jornada del cierre durante la noche, los matanceros “Unligth Domain” vertieron de principio a fin su arsenal black metal lleno de pura blasfemia anticristiana, sobre todo en canciones como In the name y Pagan, postura que la multitud aplaudió enormemente. A tal punto fue así, que alguien me manifestó: “grupos como este hacen que el Ciudad Metal sea portador de semejante adjetivo”.

También desde Matanzas arribó “Sound Blast Profile”, banda influenciada por la música de los 70 y por el sonido Seatle que tanto animó el primer lustro de la última década del pasado siglo. Prueba de esto último fueron las versiones a Higth way to hell de “AC-DC”, así como a  Rock and Roll y Black dog de “Led Zeppelín”.

Como estaba previsto en el cartel oficial, “Blinder”, la formación con más años en la escena    metalera provincial, no cerraría esta 15 edición del festival. Aun así, la buena ejecución de su propuesta, cargada a ratos de un metal técnico parejo a una línea armónica bien compleja y la buena respuesta de sus fans, debe haberlos hecho sentir como cabeza de cartel”.

“Cry Out For”, conjunto formado en Santa Clara en el 2004, tuvo a cargo el cierre del festival de rock más importante de los que se celebran hoy en el país. Basados en su dinámica mezcla de heavy metal contemporáneo y metal europeo de corte melódico, actuaron a la altura que exigía el momento. Sellaron con metálico broche, si bien no de oro, el festival de festivales, como catalogó el colega Michel Sánchez al Ciudad Metal.

Para entonces la lluvia era ya solo una vaga referencia de un contratiempo, ahora la comunidad freaky tenía un nuevo reto, regresar a sus mustios hogares, centros de trabajo o estudios o simplemente enfrentar una realidad que en nada se parecía a las cuatro últimas jornadas. Porque quienes vemos el Ciudad Metal como algo emocional para nuestras vidas, sabemos lo complejo que esta nos resultaría sin él.

 

Por Feliberto Pérez del Sol

Escribir un comentario

XHTML: Ud.puede utilizar los siguientes tags html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>