Publicado: Mie, 27 Nov, 2013

Según informe CCDDHH: represión aumentó en el último trimestre

represionQuizás para el primer trimestre del 2014, la cifra de presos políticos sobrepase el centenar.

Al conocer que actualmente existen 87 personas tras las rejas a causa de sus actividades contestatarias, no resulta descabellado pensar en otro salto cuantitativo.

Quienes vaticinaron una disminución de las arremetidas gubernamentales contra los activistas prodemocráticos, a partir de que Raúl Castro asumió la presidencia del país, fallaron en sus cálculos.

Los encarcelamientos, las detenciones arbitrarias y los actos de repudio, ocurren con la frecuencia e impunidad de siempre.

El general de ejército ha demostrado sus credenciales represivas sin que se vislumbre un cambio en este sentido

Aquellas excarcelaciones de presos políticos, realizadas a mediados de 2010, respondieron a una limpieza de imagen ante la opinión pública internacional. Nunca hubo nada más allá. En el fondo prevaleció el atrincheramiento ideológico. Basta recordar que la condición para salir de la cárcel fue acogerse al destierro.

Igual interpretación vale para el indulto, de los casi tres mil presos, que tuvo lugar a finales de 2011.

En un período, relativamente corto, retornaron los juicios sin las debidas garantías procesales y la reclusión por hechos que no justifican el nivel de las represalias.

Por otro lado, según los datos aportados por la opositora Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional (CCDHRN),  las condiciones crueles y degradantes dentro de los centros penitenciarios se mantienen inalterables.

Además, el informe asegura que el número real de prisioneros por razones políticas probablemente supere las 87 personas. Tal afirmación se basa en el hermetismo del régimen. El tema, en las raras veces que es abordado por los medios oficiales, se caracteriza por el subjetivismo y el escamoteo de la realidad.

En cuanto al veto a la entrada de organizaciones como Amnistía Internacional y la Cruz Roja, hay que subrayar la impertérrita decisión del gobierno en evitar esos escrutinios. Si no hay delito, ¿por qué persiste la negativa?

La única salvedad del asunto tratado en este artículo, es la moratoria en la aplicación de la pena de muerte. Orden que podría expirar en los tiempos que se avecinan.

Un aceleramiento de las transformaciones económicas en los próximos años pudiera acentuar los perfiles de la represión. No son descartables los escenarios proclives a generar mayores corruptelas dentro del partido, un ambiente social más anárquico y posiblemente el desarrollo de turbulencias políticas.

 

Ante el surgimiento de esas anomalías, capaces de provocar importantes fracturas institucionales, no sería raro que aparecieran los castigos ejemplarizantes.

 

A Raúl Castro no le preocupan las críticas. Lo más importante para él y sus más cercanos colaboradores, es garantizar el poder a toda costa. ¿Se sobrepasará la cifra de 100 presos políticos? ¿Se decidirá aumentar las turbas parapoliciales que golpean, de forma indiscriminada, a cualquier ciudadano que se oponga a los dictados de la cúpula gubernamental? ¿Se activarán los pelotones de fusilamiento?

 

Esperemos por un futuro, no muy lejano, que se proyecta gris como los días de tormenta.

oliverajorge75@yahoo.com

 

 

Latest posts by Jorge Olivera Castillo (see all)

Escribir un comentario

XHTML: Ud.puede utilizar los siguientes tags html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>