Publicado: Mie, 20 Nov, 2013

Un edificio para la Cuban Telephone Co

Cuban Telephone Co Managua, La Habana. La historia del teléfono en Cuba se remonta al siglo XIX. De hecho, algunos historiadores sostienen que La Habana no solo fue el escenario donde tuvo lugar la primera conversación telefónica en lengua española, en 1877, sino que en La Habana nació el teléfono, a partir de los inventos del italiano Antonio Meucci, superintendente técnico, desde el año 1844, en el Gran Teatro Tacón.

Con el primer “grito” telefónico en 1849, según fuentes documentales recientes, el servicio telefónico transitó por sucesivas etapas de reordenamiento hasta 1909, con José Miguel Gómez como Presidente de la República.

En aquel tiempo se planeó establecer un sistema unificado para toda la Isla, a menos de siete meses y medio de finalizada oficialmente la ocupación militar norteamericana. El monopolio de este negocio pasó a manos de la recién constituida, en Nueva York, Cuban Telephone Company, empresa que traslada de manera definitiva sus oficinas centrales hacia La Habana en 1916, a un edificio situado en la calle Águila.

Durante la década del veinte, y ante el éxito y la rápida expansión de la Internacional Telephone and Telegraph Corporation, encargada de administrar la Cuban Telephone Co. Desde 1916, no solo en Cuba y Puerto Rico, sino también en España, se disidió construir en la capital un inmueble moderno, acorde a los requisitos de funcionalidad y respetabilidad de la empresa. El conjunto de edificios comerciales que habían sido erigidos en la zona de La Habana Vieja en el decenio precedente, sirvieron de base al nuevo proyecto constructivo. Varios objetivos se previeron en el diseño arquitectónico del proyecto: necesidad de reanimar el panorama visual habanero, ubicación estratégica para el desenvolvimiento de las actividades y símbolo a escala urbana.

El nuevo edificio de la Cuban Telephone Co., emplazado en la esquina de las calles Águila y Dragones, unido al antiguo que se mantuvo como auxiliar, se inauguró en septiembre de 1927, con un alto nivel de confort y modernidad, correspondiendo con los nuevos planes de civilización que se iban incorporando en la sociedad cubana. En esos años sus 62 metros de altura sobre la acera lo hacían el más alto del país, con la particularidad de que el recurso estilístico predominante fuese el Plateresco. El eclecticismo; como la matriz modélica representativa desde comienzos del siglo XX en Cuba, hasta entrados los años 30; permitió la reinterpretación arquitectónica de ese estilo que marcó la época de reconquista en España, específicamente en la región de Salamanca.

Los arquitectos encargados de la edificación fueron Luis y Leonardo Morales, en conexión con las tendencias culturales y espirituales de América que irradiaba desde España a comienzos del siglo XX. Es por ello que se pueden localizar ciertas similitudes entre el edificio de Águila y Dragones y el resto de las construcciones pertenecientes a las sociedades regionales españolas, tales como: monumentalidad y eclecticismo, proyectados con una excelente visibilidad a escala urbana.

El edificio de la Cuban Telephone Co., reflejó el gusto por una cultura artística de la clase social económicamente dominante en los treinta primeros años de la república. Una iniciativa privada que se promovió e impulsó al resto de la sociedad cubana.

Escribir un comentario

XHTML: Ud.puede utilizar los siguientes tags html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>