Publicado: Mie, 4 Dic, 2013

Creencias diseñadas

Mendigo en La Habana Las sociedades de los seres humanos desde su inicio han seguido patrones los cuales han facilitado la existencia de los mismos y junto a ello el progreso de las condiciones de vida, esto ha sido esencial para la obtención de mejorías de vida, cosa vital para aquellos que durante siglos han luchado por esto y en la actualidad no han renunciado en dicho empeño, rebasando las dificultades que esto lleva consigo.

Desde los inicios de la nueva corriente social, política y económica que se implanto con un gobierno que supuestamente sería el único responsable de los cambios y beneficios sociales tan deseados durante largos periodos , un número casi totalitario de los cubanos confió y apoyó  los anteriores pronunciamientos con las esperanzas centradas en una futura vida mejor, sin limitaciones y con la visión puesta en el desarrollo, que todo ser humano anhela para sí y sus descendientes .

En la actualidad, pasados más de cincuenta años,  los cubanos continúan esperando que  las creencias diseñadas para la obtención de un mejor modo de vida se hagan realidad, logrando la  eliminación de las carencias que se han convertido en esenciales para la calidad de la existencia humana, como la alimentación, salud y educación, aspectos fundamentales en todas las sociedades y pilar de cualquier núcleo familiar.

Los sistemas educacionales  no pueden calificarse de erróneos en su confección, pero en estos momentos las fisuras que lo han taladrado durante años son casi insalvables, convirtiéndolos en una tortura para muchos de los que tienen que utilizarlos y sufrir sus deficiencias, ya que la inmunidad ante estos hechos los amparan, y dejan desamparados a esos que no pueden estimular monetariamente a sus ejecutores, ni aliviar sus carencias.

Un suceso muy importante y programado como la alimentación, es en estos momentos para la mayoría de los cubanos una real odisea. La elevación de los precios de los productos está en contradicción con los salarios que respaldan casi todas las actividades laborales de los ciudadanos, continúan las carencias de muchos productos, algunos casi olvidados por los cubanos. En este espacio se encuentran las proteínas de origen animal y  mariscos.

En la Mayor de las Antillas, no es secreto que las anteriores limitaciones no abarcan a los dirigentes gubernamentales del país, ni a sus familiares y beneficiados especiales, por cumplir sumisamente sus ordenanzas, desoyendo los diversos  reclamos de los que diariamente libran una lucha por la subsistencia y preservación de valores, donde un cambio sustancial de los destinos de la sociedad se han convertido en obligatorios, sin detenerse a pensar en las acciones de represión, estas últimas muy férreas para los que no callan reclamos de justicia social y política.

Esperemos que los destinos de la gran Isla no continúen manchándose de sangre: destierros, emigración, injusticias, negaciones ejecutadas por los que equivocadamente piensan que son los dueños de los destinos de un pueblo que solo necesita para su verdadero desarrollo algo tan primordial como es la emancipación de todas sus esferas sociales .

Escribir un comentario

XHTML: Ud.puede utilizar los siguientes tags html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>