Publicado: Mie, 18 Dic, 2013

Cumplimiento del Cronograma del Plan de Derrumbes Habitacionales

Edificio en derrumbe La Habana. Con gran orgullo podemos resumir que nuestro Plan de Derrumbes se ha ido cumpliendo muy satisfactoriamente. Como especial señalamiento comparativo, que sin dudas demuestra la superioridad de nuestro Sistema sobre los supuestos logros de los autodenominados países desarrollados, de los 127 derrumbes logrados en el mes de noviembre del 2013 (y nótese que sólo estamos mencionando nuestras arrolladoras cifras en la ciudad capital), sólo hemos tenido que asumir la breve, aunque fastidiosa cuantía negativa de dos fallecidos.

Cualquier tornado del centro del territorio imperialista de los Estados Unidos, donde son forzados a vivir sus habitantes por leyes que los excluyen de su propia capital nacional, provoca igual destrucción que la reciente ocurrida en La Habana, pero siempre con muchos más muertos. Y por supuesto, gracias al celo que demuestran nuestros órganos represivos, tampoco tenemos que lamentar un accidente igual al de la planta nuclear japonesa de Fukushima.

No obstante estos logros nuestros, es de rigor hacer aunque sea un breve análisis de nuestras metas logradas. Estamos seguros de superarlas en un futuro bien cercano.

Por ejemplo, está el detalle de las malas construcciones heredadas del período pseudo-republicano que lamentablemente precedió a esta gloriosa etapa. Pese a crear organismos y presupuestos más que gruesos durante decenas de años con el fin de vigilar, controlar e impedir por cualquier medio penal que ningún vecino reparara irresponsablemente su vivienda, muy pronto las cifras previstas de derrumbes parciales y totales fueron una meta indudable.

Estos logros dieron base material humana suficiente de derrumbe total (el personal parcial quedaba a la espera de una nueva asignación de recursos en el próximo Plan de Derrumbes del siguiente decenio) para su transporte en rastras por despejados terraplenes hasta sus nuevos domicilios en la periferia citadina. Allí, en un acto solemne y televisado, con la presencia de todos los Factores (o sea, los que pusieron todo su esfuerzo para que esto sucediera), en varias ocasiones si hizo entrega de la llave colectiva para los galpones de las nuevas viviendas de muy bajo costo.

Las comodidades que disfrutan los nuevos habitantes en estos recios habitáculos son tan disímiles que sería realmente cargante enumerarlos todos. Pero, por aquello de una golondrina no hace un verano, o algo parecido, mencionaremos unas pocas de esas envidiables ventajas.

Por ejemplo, no habrá el desgaste de agua que, debido a la mala construcción, desde su mismo origen  ocurría en las viejas viviendas de la etapa pseudo-republicana- colonial –imperial. En connotada diferencia de ese otrora despilfarro consumista, ahora sus nuevos habitantes disfrutan de un sistema más racional: una sola tubería que en las afueras de los barracones concluye en una llave que facilita el suministro de agua cada cuatro días en horarios cómodos de 2. 30 am a 5. 30 am. Nuestros cálculos indican que así los numerosos nuevos vecinos, en alegres y bullangueras colas, podrán proveerse del volumen de agua necesario par disfrutar plenamente de su higiene personal y colectiva.

Y otro aspecto a destacar es que en las nuevas y flamantes viviendas-galpones (de bajísimo, muy bajísimo costo, algo que siempre hay que señalar) que nuestro Proceso generosamente ha facilitado para disfrute del pueblo, se ha dejado atrás el antiguo impúdico modelo de forzosa distribución interna de los habitáculos (sala, comedor, dormitorios, baños, closets, etc.) en los que eran obligados a vivir los otrora habitantes de los mismos. Ahora el espacio interior donde conviven los vecinos es común, al igual que el baño en un extremo de cada edificación. Esto les facilita la enorme libertad de que ellos mismos levanten sus propias paredes al criterio que entiendan. En ningún sitio donde subyace el imperialismo se ha podido lograr algo parecido, ¡y luego vociferan de Derechos Humanos!

No hay que agradecer a nuestros desvelos que esta sea una bella realidad de nuestro presente. Ha sido obra de la Revolución. Esperamos que en el futuro el Plan de Derrumbes este concluido a un 90%. El 10% restante es y quedará siempre excluido por ser una Zona Congelada para Viviendas de Altos Dirigentes.

Latest posts by Alexandro del Valle (see all)

Escribir un comentario

XHTML: Ud.puede utilizar los siguientes tags html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>