Publicado: Mie, 29 Ene, 2014

Cuba regresa temporalmente a la Serie del Caribe

Juego entre Leones y Naranjas La Habana. Tras 54 años de espera, con altos y bajos en el béisbol revolucionario, Cuba regresa a la Serie del Caribe 2014, a celebrarse del 1 al 8 de febrero en Isla Margarita, Venezuela. En estas lides Cuba ganó siete de las doce Series del Caribe, antes que Fidel Castro suspendiera el béisbol profesional en la isla, en 1961, tildándolo de “práctica mercantilista”. Estas victorias se dieron entre 1949 y 1960, época en que los clubes profesionales Tigres de Marianao, Alacranes del Almendares y Elefantes de Cienfuegos, ganaron dos títulos cada uno.

El privilegio es para el campeón de la Serie Nacional de Béisbol 2012-2013, Villa Clara, un team piloteado por el mesurado Ramón Moré, un manager que ha sabido guiar a Los Naranjas –ahora con el mote de Leopardos- después de su mala racha con el hoy mentor de Matanzas y el equipo Nacional, el polémico ex jardinero central Víctor Mesa.

Finalmente Cuba aceptó participar en la cita regional de clubes profesionales, después de un ir y venir de mecanismos legales por parte del Departamento del Tesoro y la OFAC, así como las notas contraproducentes del oficialismo en Cuba, tales como la política del embargo norteamericano y el adeudo de unos 2 millones 300 mil dólares a Cuba por participar en el 2do y 3er Clásico Mundial de Béisbol.

No obstante, el regreso no es definitivo y los jugadores cubanos, como sucede en los Clásicos, están exentos de algunos privilegios.

El 2 de junio de 2012, en un comunicado emitido por el Noticiero de la Televisión Cubana (NTV), Cuba declinaba participar -en calidad de invitado- en la Serie del Caribe 2013, simplemente por no estar en condiciones de abonar 1 millón de dólares. Meses antes, Antonio Castro del Valle, hijo del líder de la Revolución y segundo al mando en la Federación Cubana de Béisbol (FCB), y Juan Francisco Puello, Presidente de la Confederación de Béisbol Profesional del Caribe, habían ventilado en La Habana la posible inclusión de Cuba en la tradicional serie profesional.

A Cuba se le reconocen siete títulos del Caribe, cinco de ellos como invicto. La última de estas lides la consiguió en Panamá, en 1960, bajo la dirección de Tony Castaño. Un año después, por decisión de Fidel Castro, Cuba se despedía del béisbol rentado. Sin embargo, ¿se equiparán los peloteros cubanos defensiva y ofensivamente al resto de los seleccionados? ¿Los traicionará el factor psicológico y la presión moral, factores que han atentado contra los teams Cuba en los últimos siete años?

Cuba se relanza al béisbol profesional sin abandonar el carácter amateurs como condición básica del “deporte revolucionario”. La seguridad de que se integre a la Confederación de Béisbol Profesional del Caribe va más allá de cuotas a pagar o aperturas simuladas al más alto nivel nacional e internacional. Se trata de desenterrar viejos paternalismos y aceptar que los dólares son el combustible principal de los atletas, independientemente del sistema político que les tocó vivir.

Según el manager Ramón Moré, los Leopardos tendrán en su uniforme el nombre de Villa Clara y el de Cuba, porque según él siente a su seleccionado como un “equipo Cuba”. De igual manera esperemos no sólo el despertar de nuestros peloteros, sino la posibilidad de pasear las distancias como lo hicieron los Tigres de Marianao o los Alacranes de Almendares. Enhorabuena.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Odelín Alfonso Torna

Odelín Alfonso Torna es periodista independiente y miembro de APLP

Escribir un comentario

XHTML: Ud.puede utilizar los siguientes tags html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>