Publicado: Mie, 29 Ene, 2014

Dilma Rousseff se tragó el cuento

Terminal de Contenedores del Mariel Mariel, Artemisa. Con la presencia de la presidenta brasileña Dilma Rousseff, se inauguró la primera fase de la Terminal de Contenedores de Mariel (TCM), el 27 de enero, actividad previa a la II Cumbre de Estados Latinoamericanos y del Caribe (CELAC).  Sin embargo, en medio de los vítores y las promesas protocolares, algunos objetos de obra previstos para dicha primera fase quedaron inconclusos. Según el plan original, la obra debió estar lista para su explotación el 10 de septiembre de 2013.

La terminal es parte de la Zona Especial de Desarrollo de Mariel (ZEDM), ubicada a 45 kilómetros al oeste de La Habana y que abarca una superficie de 465,4 kilómetros cuadrados, dividida en ocho sectores. En ella se ha dispuesto desde noviembre una primera área en la parte nordeste para el establecimiento de los primeros concesionarios y usuarios.

Refiriéndose a la inauguración del la terminal de contenedores, declaró a inicios de noviembre Ana Teresa Igarza, directora de la Oficina Reguladora de la ZEDM, adscrita al consejo de ministros, “Nosotros esperamos que sea cuanto antes y tenemos la perspectiva de que pueda ser a inicios del próximo año”.

Afirmó también Igarza que se está trabajando de manera “acelerada” en la parcelación de esos terrenos, que cuentan con el acceso por carretera y ferrocarril y con los servicios de suministro de agua, de electricidad y telecomunicaciones, pero ello no coincide con el estado real de las obras.

La doble vía férrea que conectará la ZEDM con la red ferroviaria nacional debe pasar sobre el río Bombo, en el municipio Mariel, por un puente que todavía se encuentra en la fase de movimiento de tierra y elaboración de las piezas pre fabricadas de hormigón con que se construirá. El plan contemplaba la terminación de este tramo de ferrovía el 17 de diciembre de 2013.

El 12 de enero se hizo la prueba en caliente de la doble línea de alto voltaje que alimentará a la terminal (una para uso y la segunda de reserva) en presencia de dirigentes provinciales y municipales del partido, gobierno y otras organizaciones subordinadas a la provincia de Artemisa.

El resultado fue una explosión y la rotura de un gran transformador que se estrenaba en esta ocasión. Aseguran trabajadores de la obra, que pidieron no ser identificados, que después de ocurrido el incidente se llenó la zona de efectivos del ministerio del interior para investigar las causas del desastre.

El agua se lleva a la ZEDM por una gran conductora que pasa por el costado oeste del poblado de Quiebra Hacha. A los pobladores les han advertido que quienes se conecten a la misma recibirán grandes sanciones. El temor oficial se debe a que este servicio es deficiente en Quiebra Hacha desde años atrás y, aunque es queja constante de los vecinos ante todas las instituciones, no ha sido solucionado.

Trabajadores y directivos de la obra, así como residentes de la provincia Artemisa consultados, coincidieron en evaluar el acto de inauguración sin concluir las obras como una jugada de engaño que persigue estimular a potenciales inversionistas en la Zona Especial de Desarrollo de Mariel.

La construcción de la terminal de contenedores es financiada con capital brasileño y el gobierno cubano quiere aprovechar las potencialidades que supondrá la ampliación del Canal de Panamá, para apuntalar la maltrecha economía cubana y acrecentar las riquezas de que disponen los miembros de la cúpula y su séquito.

corrientemartiana2004@gmail.com

 

 

 

 

 

Escribir un comentario

XHTML: Ud.puede utilizar los siguientes tags html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>