Publicado: Mie, 29 Ene, 2014

Mandela y Fidel, las dos caras del Apartheid

Mandela La Habana. Hace un mes la inmensa mayoría de las naciones del mundo presentaron respeto por el lamentable fallecimiento de Nelson Rolihlahla Mandela, quien fuera galardonado con el Premio Nobel de la Paz en 1993, y Presidente de Sudáfrica desde 1994 al 99.

Mientras esto ocurría, todos los medios de difusión en la isla aprovecharon la ocasión para entretejer una burda manipulación alrededor del hecho. Tanto la prensa plana como la televisión y la radio, dedicaban extensos programas para entrelazar la vida y obra de este gran hombre, con la infame carrera de Fidel Castro, un caudillo que luego de su victoria armada el primero de enero del 1959, instauró una dictadura comunista en Cuba. Desde entonces persigue y encarcela a hombres y mujeres que luchan pacíficamente a favor de los derechos humanos, de la misma manera que lo hizo Nelson Mandela en su pais.

¿Cómo es posible entonces, para un régimen opresor y violador de todos los derechos humanos, contemporizar con las ideas de Mandela, un hombre que cumplió 27 años de prisión siguiendo la inspiración de Gandhi,  justamente por oponerse a una opresión más o menos semejante a la que sufre la isla hoy?

¡Vaya ironía! De igual manera usted puede preguntarse cómo es posible que Raúl Castro viajara a Sudáfrica para ofrecer “respeto” póstumo al legendario líder sudafricano, mientras ordenaba a la policía política aplastar todo intento de celebración por el día mundial de los Derechos Humanos en la isla. No solo eso, sino que durante todo el mes de diciembre del pasado 2013, mantuvo una despiadada represión contra los disidentes cubanos, registrándose un total de 1123 detenciones de corta duración a lo largo y ancho de la isla.

Esa es la manera de actuar de todos los propagandistas ideológicos y otros mentirosos profesionales. Emplean técnicas sugestivas en su quehacer, consistentes en inculcar ideas que no han sido asimiladas por el juicio crítico de sus víctimas, algo que desde muy temprano los hermanos Castro aprendieron.

Una idea sugestiva casi siempre es más exitosa, cuando el inductor, una especie de hechicero de la palabra, sabe condicionar la mente de los sujetos inducidos. Una entre tantas tácticas se hace provocando emociones en forma de entusiasmos patrióticos, o exaltaciones heroicas foráneas. Figuras mundiales como  Mandela, Martin Luther King y otros pacifistas, se resaltan mientras se ordena sojuzgar categóricamente a los que sigan su ejemplo.

A pesar que los comunistas cubanos siguen engañando y silenciando a la opinión pública mundial, para muchos resulta descabellado comparar las cualidades de Nelson Mandela con las ruindades de un politiquero como Fidel Castro. Mientras a Castro, y ahora también a su hermano Raúl, se les reconoce en el mundo entero por enemigos de la libertad, al líder surafricano se le admira por su determinación definitiva a favor de la lucha no violenta contra la segregación racial (el Apartheid), que lo convirtió en una figura legendaria de todos los hombres sudafricanos, independientemente de su color y credo.

Leonpadron10@gmail.com

 

 

 

Latest posts by León Padrón Azcuy (see all)

Escribir un comentario

XHTML: Ud.puede utilizar los siguientes tags html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>