Publicado: Mie, 15 Ene, 2014

Tras la pista de los infractores

Feria clausurada La Habana. Fuerzas conjuntas de la policía e inspectores estatales se mantienen patrullando las calles de La Habana con el propósito de detectar incumplimientos del decreto que prohíbe la venta de ropas y zapatos importados.

La medida, puesta en vigor el 31 de diciembre, ha dejado una estela de desesperanza y frustración tanto en los más de 20 000 propietarios de estos pequeños negocios particulares como en la clientela que acudía en busca de exclusividades, calidad y mejores precios.

Mas a pesar del anuncio que ilegaliza la referida actividad, emitido desde septiembre pasado, varias personas optaron por el desafío, exponiéndose a decomisos y elevadas multas.

Las redadas han afectado a muchos vendedores ambulantes que sobreviven de la reventa de productos comprados en las tiendas estatales, o adquiridos mediante un complejo proceso de ilegalidades que comienza con el robo en los centros laborales, práctica que involucra a decenas de miles de trabajadores cada año.

“Yo no puedo pagar eso. Tendré que ir a la cárcel”, decía una mujer minutos después de ser sorprendida en una esquina vendiendo almohadillas sanitarias y por ello multada con 500 CUP, unos 20 dólares.

Por otra parte, el propietario de una tienda de ropa ubicada en el municipio Centro Habana, quién no quiso revelar su nombre, tendrá que desembolsar 5000 CUP, alrededor de 200 dólares, por no acatar la orden de clausura.

“Ahora no sé cómo salir de la mercancía. Me conformaría con recuperar al menos la inversión. Tengo que hacer las cosas con cuidado. Si me sorprenden, la multa será mucho mayor y hasta podría ir para los tribunales”, alegó.

Y agregó: “Creo que deberían haber dado un plazo mayor, o de lo contrario aumentar los impuestos. Prohibir no es la solución. Debieron tener en cuenta que se trata de miles de personas afectadas en un mercado laboral donde no abundan las opciones”.

A raíz de la entrada en vigor de la prohibición, entre la nueva hornada de desempleados hay quienes barajan alternativas como la comercialización a domicilio por medio de personas de confianza. Otras estiman la venta de toda su mercancía a terceros y buscarse formas de sustento menos problemáticas.

“La impopular decisión refuerza el ambiente de incertidumbre y pone en entredicho la voluntad del gobierno en allanar el camino hacia una sociedad menos burocratizada y más competitiva”, aseveró un economista, a condición del anonimato.

En términos económicos y sociales, el 2014 despunta como un año probablemente mucho más complejo que el anterior. Y es de esperar que los cambios continúen siendo limitados e irrelevantes.

Basta saber que el propósito de la élite es mantenerse en el poder. Para lograrlo, es obvio que opten por la cautela y todo lo que sea necesario, incluidos las interminables pausas y los retrocesos, como en este caso.

oliverajorge75@yahoo.com

 

 

 

 

 

Latest posts by Jorge Olivera Castillo (see all)

Escribir un comentario

XHTML: Ud.puede utilizar los siguientes tags html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>