Publicado: Mie, 26 Feb, 2014

Desabastecimiento, un mal incurable

Agromercado desabastecido La Habana. Mientras la revolución bolivariana se mece en la cuerda floja, dentro de Cuba se perciben indicios de lo que sobrevendría si Nicolás Maduro sale como bola por tronera del Palacio de Miraflores antes de que culmine el 2014.

Ahora ha desaparecido de las vitrinas el papel sanitario, es decir que los cubanos y cubanas que lo utilizaban, deben contentarse con higienizar sus partes pudendas con restos de periódicos o revistas.

La desaparición temporal de varios productos básicos se ha convertido en algo recurrente, lo que induce a que el acaparamiento y la especulación crezcan de forma inusitada a lo largo y ancho de la Isla.

Las reformas económicas que se han llevado a cabo como parte de la actualización del socialismo, no arrojan resultados positivos a no ser en los informes que los burócratas se encargan de atiborrar de planes supuestamente cumplidos y perspectivas que nada tienen que ver con la realidad.

Es alarmante que el país se siga hundiendo en el pantano de la improductividad y la ineficiencia sin que se vislumbren cambios a tono con los tiempos. Lo poco que se ha hecho en este sentido apunta a la conservación de los mismos problemas y no a su eliminación.

Sin un reajuste económico de envergadura, acompañado de raigales transformaciones en el ámbito socio-laboral, es inútil pensar en la superación del estancamiento.

Las consecuencias a soportar por los retrasos en el desmontaje de un modelo fracasado, serán más onerosas en la medida que persista la falta de voluntad de la élite que prefiere continuar adherida a los ripios del marxismo-leninismo.

¿Qué escenarios nos esperan con una implosión del chavismo?

Si definitivamente ocurre tal eventualidad, es probable que retornen aquellos días de 1993 en que el hambre, la escasez y los apagones de más de 24 horas nos sumieron en los niveles más profundos de la desesperanza. El cese de los subsidios del campo socialista, a raíz de la desintegración de la URSS, abrió las puertas a una crisis que todavía no ha podido ser superada.

Los acontecimientos dentro de Venezuela auguran que la gobernabilidad no está del todo asegurada. La polarización social ha llegado a su clímax y esto pudiera ser el detonante para una impredecible escalada de violencia

Son obvias las señales del enrarecimiento de la situación interna y es posible que Maduro y Diosdado Cabello, dos de los puntales del liderazgo bolivariano, terminen perdiendo su capital político en la medida que se incrementen las refriegas en las calles con su saldo de muertos y heridos, como ya ha ocurrido desde que estallaron las protestas el 12 de Febrero.

Una hipotética eliminación de las entregas de PDVSA, ascendente a 80 000 barriles diarios de petróleo a precios preferenciales, obligaría a la cúpula cubana a reacomodar sus estrategias de supervivencia.

¿Le imprimirán mayor ritmo y amplitud a las reformas o preferirán el atrincheramiento?

No creo mucho en la adopción de la segunda alternativa. Es más factible pensar que Raúl Castro elegirá una vía a medio camino entre la defensa de sus principios y la contemporización. Sin sus compinches venezolanos, el general-presidente estaría frente a circunstancias bastante complejas.

De hecho, los cubanos venimos soportando, desde hace meses, lo que pudiera ser el inicio de una crisis más profunda. La falta de papel sanitario, desodorante y algunos alimentos, es solo un aspecto del grave estado de la economía. ¿Cuáles serán los próximos productos que desaparecerán de los anaqueles de las tiendas?

Nadie sabe, pero son firmes y mayoritarias las sospechas de que las carencias continuarán produciéndose para satisfacción de los que sacan provecho de estas condiciones. Como bien dice el proverbio a río revuelto ganancia de pescadores.

oliverajorge75@yahoo.com

 

 

 

 

 

Latest posts by Jorge Olivera Castillo (see all)

Escribir un comentario

XHTML: Ud.puede utilizar los siguientes tags html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>