Publicado: Mie, 5 Feb, 2014

La agotadora lucha contra la corrupción

Cafetería socialista La Habana. Veintiocho jóvenes integrantes del Buró Provincial de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC) y de sus comités de base fueron empleados a fondo “en la detección de numerosas violaciones en la protección de centros económicos y sociales de la provincia”, según citó el diario Juventud Rebelde del 15-12-13.

No deja de ser apabullante, y hasta curioso, que el Partido y Gobierno de Ciego de Ávila emplearan militantes de la agrupación juvenil partidista para luchar contra las desbordadas violaciones de las normas de protección y vigilancia en centros laborales y de estudio. Estas ilegalidades abren vías a la corrupción generalizada presente en todas partes, un aspecto no menos importante, pero que curiosamente también soslaya la información.

El sorpresivo operativo permitió sorprender a custodios dormidos, centros sin libros de incidencias o carentes de la documentación debida para la protección del lugar de guardia. Además, fueron descubiertas personas presentes sin vínculo alguno con el centro de trabajo, abandonos de la guardia, pobre iluminación de exteriores con consiguiente peligro para la vida del custodio y bienes estatales, equipos audiovisuales de centros laborales y de estudio desguarnecidos, incluidas otras infracciones de las normas de protección y seguridad, todo lo cual facilita el delito.

Mas con estas acciones extremas queda claro que al gobierno le son insuficientes sus organismos de poder, incluidos ministerios, auditorías, tribunales y cohorte de funcionarios, para enfrentar el descontrol institucionalizado y la corrupción. Ya no saben qué fórmula aplicar para ponerle freno.

Los modernos reyes Midas –incluidos gerentes, personeros del régimen y antiguos proletarios devenidos en microempresarios por el golpe de suerte de la apertura legalizada a pequeños negocios – campan por sus respetos. No sólo convierten en oro todo lo que tocan, sino que ellos mismos refulgen en los cotos exclusivos de playas e islotes turísticos cinco estrellas, viajando al extranjero y llevando una vida de lujos y ostentación.

Ya no son suficientes los llamados oficiales del Partido y Gobierno, o los reiterados recordatorios del temor expresado por Fidel Castro en uno de sus últimos discursos en la Escalinata Universitaria en La Habana, reeditando el gastado lema de “¡Patria o Muerte!” con: “¡O la Revolución acaba con la corrupción, o la corrupción acaba con la Revolución!”

Pero todo ha sido en vano, incluidas las inesperadas auditorías en ministerios o empresas, ni los sorpresivos controles del Departamento Técnico de Investigaciones (DTI), o del Ministerio de Auditoria. Como empecinada mala yerba, reaparecen el descontrol y la corrupción.

Y esto no es nada nuevo. A manera de ejemplo, recordemos que en enero de 2002 Gladys Bejerano, entonces vice ministra del Ministerio de Control y Auditoría, se personó en el municipio especial Isla de la Juventud. Allí sostuvo encuentros con representantes del gobierno, partido y empresarios estatales y se hicieron inspecciones y confeccionaron planes contra la corrupción. El Partido Comunista gobernante reconoció que era alarmante el alto índice delictivo, sobre todo en la esfera económica, e hizo un llamado a enfrentar las crecientes manifestaciones de malversación, estafas y falsificación de documentos legales.

También para esa fecha el Partido organizó a militantes en unos famosos tríos y cuartetos. Mas no fue para actividades culturales, sino para que actuaran como fiscalizadores en visitas sorpresivas de inspección a los centros de trabajo, descubriendo violaciones de normas y las vías de la corrupción. Sin embargo, pronto las visitas dejaron de ser sorpresivas, sobre todo a la hora del almuerzo. Al parecer, la buena atención de gerentes y empleados, y sobre todo el atractivo convite, les indujo una conveniente ceguera y de repente dejaron de encontrar irregularidades en las cuentas.

Y así, de lánguida manera, tríos y cuartetos se fueron marchando con su “música” a otra parte. Y una década después, poco o nada ha cambiado en el panorama delictivo en ese pedazo de patria al sur.

Ahora en Ciego de Ávila se intentó otro montaje de lo mismo, supuestamente con un nuevo modo, o moda, de lucha anticorrupción. Esperemos el próximo simulacro contra la corrupción institucionalizada, da igual la provincia o el municipio escogido por el Ministerio de Control y Auditoría.

cosanoalen@yahoo.com

 

 

 

Latest posts by Reinaldo Cosano Alén (see all)

Escribir un comentario

XHTML: Ud.puede utilizar los siguientes tags html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>