Publicado: Mie, 26 Feb, 2014

Racismo tras el lente

Inocencia La Habana. Dentro de las obras literarias, el género de novela ocupa un lugar importante en la población cubana, muy en especial entre los seguidores de la variante televisiva. No importa mucho si la procedencia es nacional o extranjera. A sus fans les resulta placentero soñar o identificarse con una vida alejada de nuestras realidades.

Dentro de los audiovisuales de producción cubana dedicados a este género se abordan diversos temas. Pero lamentablemente, en los últimos tiempos estas fabulaciones no cesan de mostrar a los personajes de raza negra en estereotipos de un comportamiento social que, en general, es muy poco recomendable.

Sus papeles sólo representan personajes vulgares, feos, incultos, prostituidos y marginales. En fin, escorias de la sociedad, sin reflejar actitudes, conductas y valores social y moralmente positivos. Para colmo, cuando los actores negros llegan a conformar parte del elenco, en pocos de estos materiales televisivos son mostrados interpretando papeles protagónicos.

Además, es inconcebible que se omita la presencia de actores de la raza negra en obras que supuestamente reflejan la vida diaria en los campos cubanos. Esta pertinaz ausencia deja la impresión generalizada, incluso dentro de nuestro propio pueblo cubano, de que esas zonas del país sólo están habitadas por caucásicos. Tanta persistencia en este error no es casualidad. Más bien parece reflejar un velado o subconsciente empeño por borrar las mezclas raciales que caracterizan a nuestra isla del Caribe.

Esto es inexcusable. Es necesario que en futuras obras se supere este esquema racista y prejuiciado, y que se incluyan en papeles principales a actores negros que también representen personajes inteligentes y cultivados, bien alejados del trillado esquema que los acompaña en el presente. También es necesario que se muestre la belleza femenina con sus propias virtudes y atractivos étnicos, y no en la manida interpretación de la prostituta, más aun cuando tal venta de atributos sexuales hasta se califica de “injustificada” si el papel lo interpreta una actriz de raza blanca.

La discriminación racial es un mal que afecta no solo a los miembros de la raza negra. Es un perverso fenómeno social que extiende su flagelo hacia las demás. La política de segregación cultural que en obras de este tipo es aplicada por algunos creadores a los actores y actrices de piel negra, se refleja negativamente en la población. Ratifican esquemas raciales, y entre ellos dan pie a la discriminación de unos seres humanos que representan una raza cuyos ancestros durante varios siglos fueron objeto de crueldades que nunca serán compensadas y mucho menos olvidadas.

Deben buscarse alternativas culturales, como podría ser la historia que nos trasmitiría una atractiva novela televisiva cubana, donde estos cambios propuestos se manifestaran de manera inteligente y creativa. Algo así ayudaría a ir borrando esa visión esquemática sobre los miembros de la raza negra. No será tarea fácil, mas la sincera comprensión de los beneficios de tal empeño, y la perseverancia en llevarla a la obra, darán frutos positivos para todos los hijos de esta nación.

Escribir un comentario

XHTML: Ud.puede utilizar los siguientes tags html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>