Publicado: Mie, 19 Feb, 2014

Venezuela y el castrismo

Chavista en La Habana La Habana. Juan Triana es economista y profesor universitario. En su momento fue el subdirector del Centro para el Estudio de la Economía Mundial.

Esa entidad, según rumores que salieron de su entorno, feneció porque sus pronósticos siempre diferían de las evaluaciones gubernamentales en esa materia.

Desde hace un tiempo relativamente corto, Triana se ha dedicado, nadie duda que es cumpliendo órdenes superiores, ha dar conferencias en lugares de importancia estatal sobre la situación económica que atraviesa el país.

Una de las últimas, en noviembre del pasado año, la ofreció a oficiales del Ministerio del Interior.

En esa ocasión, el economista aseguró que el 40% del comercio exterior de la isla es con Venezuela, y dijo que todos conocíamos la situación de inestabilidad que existía en ese país y comentó sobre la preocupación que hay en Cuba al respecto.

Si eso fue hace tres meses, no es difícil imaginar que en estos momentos, tras las manifestaciones antigubernamentales ocurridas en Venezuela a partir del 12 de febrero, los gobernantes de Cuba no deben estar durmiendo muy bien.

Cuando desapareció el llamado campo socialista, la isla perdió el 85% de su comercio exterior. En 1994 y 1995, el entonces presidente norteamericano Bill Clinton, firmó acuerdos migratorios con el gobierno de Fidel Castro, y se aplacaron los ánimos en el interior de Cuba. Luego apareció en el horizonte el teniente coronel golpista Hugo Chávez, y Venezuela pasó a ocupar el rol de abastecedor principal que tuvo la Unión Soviética.

Dada las características del régimen militar castrista, “abastecedor” es sinónimo de sostenedor económico.

Pero ante la ineficiencia en todo lo que no sea mentir y reprimir, verdad de Perogrullo, que siempre acompaña a los regímenes comunistas, el “sostenedor económico” es a la vez el principal cómplice político de ese sistema inhumano.

Así que los venezolanos que luchan para impedir que el comunismo, con careta o sin careta, se adueñe de su país, también pelean por el pueblo cubano.

Si una nación como Venezuela es absorbida por el comunismo, estaríamos ante el monstruoso caso de una especie que se niega a sí misma.

Los demócratas de todas partes deberían sentirse obligados a apoyar a los que quieren la democracia y el bien para Venezuela. Y esos, se diga lo que se diga, no son los que están en el poder en ese país.

De esa forma ayudaríamos a que la democracia termine de llegar a Cuba de una vez y por todas. Los cubanos también somos hijos de Dios y tenemos derecho a vivir como seres humanos plenos, y para nadie es un secreto que cuando no se tiene libertad no se es un verdadero ser humano.

De todas formas a los venezolanos que luchan para evitar a tiempo que el totalitarismo se apoderé de su país, les damos las gracias y les deseamos éxitos. El éxito que ellos obtengan lo será también para los cubanos.

Josefornaris@gmail.com

 

 

 

 

 

 

 

Escribir un comentario

XHTML: Ud.puede utilizar los siguientes tags html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>