Publicado: Mie, 12 Mar, 2014

Cacharreros

Cacharreros en La Habana La Habana. Los “cacharreros” son mecánicos de computadoras que a los cubanos les están resolviendo el mantenimiento y reparación de sus PC. Se encuentran en todos los pueblos de Cuba y aunque casi ninguno ha ido a la universidad, viven de arreglar cacharros. Transforman lo mismo un Pentium 3 en Pentium P4 que instalan sistemas operativos o mejoran memorias y programas.

El más famoso en el poblado de Jaimanitas es El Pelly, cacharrero profesional que lo sabe todo sobre estos equipos. Me lo demostró cuando fue a mi casa para dictaminar sobre un viejo ordenador AT 486 que yo quería reactivar. Un catedrático de la Universidad de Ciencias Informáticas lo había abierto ya un par de veces y, después de agotarse cambiando placas y apretando memorias, al final confesó no saber ni papa sobre la máquina.

Sin embargo, El Pelly diagnosticó la solución de una sola ojeada:

-Tiene dos placas invertidas. Le falta el ventilador, el puerto PS-2 y el cable de la torre 3 1/2. Hay que entrar en el SETUP y configurarlo. Tengo esos accesorios. Ya no se utilizan, pero te los regalo. Ven a buscarlos mañana a mi casa. No puedo hacerte el trabajo porque estoy muy ocupado, pero El Yuri se encargará.

El Yuri es otro cacharrero que vino con él. El Pelly le indicó cómo debía poner las conexiones y lo que faltaba.

-Mi primera máquina fue una de éstas –me aseguró El Pelly -. ¿Sabes cómo la conseguí? En “El basurero”. En la zona de desguace arrojan lo que jamás podrías imaginar. Desde motores eléctricos hasta lanchas viejas y avionetas que demuelen para hacer chatarra. A veces botan cosas nuevas en sus mismas cajas de embalaje. Una vez descargaron dos camionetas repletas de ordenadores. Y con sus discos duros, sus backups (respaldo energético), los módems… También han tirado allí impresoras y monitores digitales. Aquel lote lo “trabajó” la brigada de mi primo, y arrasaron con todo.

Pensé en “El basurero” como algo tentador y le pregunté si cualquiera podía entrar.

-No. “El basurero” está fuertemente custodiado, y además cercado. Mi primo sabía que yo estaba loco por un ordenador. Esa tarde también descargaron un camión de manzanas.  Otro día llegaron con un camión repleto de carne de vaca. No sé que tenía esa carne. Mi primo y yo vimos cuando la rociaron con alcohol y le dieron candela. Tiraron fotos al montón de carne ardiendo y luego se marcharon. El tremendo olor a asado se regó por kilómetros a la redonda.

El Pelly toquetea un poco mi ordenador, recordando y luego continúa su relato:

– El pueblo que está al lado de “El basurero” se llama “La Cantera”. Allí viven orientales que levantaron chozas a tutiplén. El gobierno tuvo que dejarles por incorregibles. Cuando se extinguió el fuego, aquellos orientales burlaron el perímetro, cayeron sobre la carne quemada y la sacaron en sacos. Este país tiene de todo, bota de todo y no produce nada. Yuri, llévame el disco duro mañana para ponerlo de esclavo en mi máquina, instalarle el sistema operativo y configurarlo. ¡Tú vas a ver que ese AT 486 va a funcionar!

 

 

Frank Correa

Frank Correa es periodista independiente y miembro de APLP

Latest posts by Frank Correa (see all)

Escribir un comentario

XHTML: Ud.puede utilizar los siguientes tags html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>