Publicado: Mar, 25 Mar, 2014

Enfermos de SIDA en prisión sufren tratos crueles

 

Enfermo en prisión Santiago de las Vegas, La Habana.Las acciones que tienen lugar en el sanatorio para pacientes de VIH (SIDA) en la prisión Kilo-9 de la provincia camagüeyana, representan un deplorable récord histórico. Exponen la magnitud que alcanzan los tratos crueles y degradantes dentro del sistema penitenciario cubano.

El sanatorio penal agrupa más de un centenar de pacientes de varias provincias del centro y el oriente del país. La información ofrecida por el prisionero político Armando Sosa Fortuni, confinado tras los muros de esta cárcel, nos da detalles:

Los enfermos enfrentan hacinamiento, insalubridad, carencia de avituallamiento y aseo personal. Además, padecen limitaciones con la ventilación, iluminación y agua potable. También carecen de los medicamentos establecidos para enfrentar el virus, sumándole la pésima calidad y escasa alimentación a la que se les somete. Son victimas de los abusos de poder de las autoridades militares, que desvían y roban los escasos recursos asignados, fundamentalmente alimentos proteínicos”.

El digno luchador anticastrista relaciona aun más en su informe:

La falta de vocación humanista de funcionarios y personal de salud en la citada instalación da rienda suelta al maltrato de obra y de palabra de los enfermos. Llegan hasta aplicarles métodos de tortura como la denominada crucifixión. Es un suplicio iniciado por los nazis, aplicado contra los judíos en los campos de concentración durante la Segunda Guerra Mundial. Consiste en colgar al reo de las rejas de la celda con los brazos abiertos en forma de cruz, manteniéndose en suspensión a un metro del suelo. Además de privarlo de agua y alimento por más de 24 horas, incluso menoscaban su dignidad con la desnudez forzada, intentando colocar a la victima en una peor condición, inferior a la de un ser humano.

Y añade la fuente:

Los enfermos también enfrentan brutales golpes, muchos resultando lesionados de gravedad. La inmensa mayoría son sometidos a aislamiento en solitario, sin contacto humano y ningún elemento de estimulo. Idéntica suerte corren las mujeres internadas en este sanatorio, provocando el aumento del estrés y la desesperanza. Esto conlleva a que sólo cavilen obsesivamente en cómo quitarse la vida, por lo que son muy frecuentes los intentos de suicidio y las auto agresiones.

Y señala Sosa Fortuni:

Y algo hay que decir sobre la sistematicidad de las huelgas de hambre que llevan a cabo los pacientes recluidos en este hospital. Mediante estas protestas exigen respeto por las reglas mínimas internacionales de trato a los prisioneros enfermos y se manifiestan en contra de la corrupción y la violencia policial, alegando que van en detrimento de la dignidad física y humana. Son protestas que se ven precisados a deponer por falta del apoyo de los medios de comunicación. Debido al aislamiento y la incomunicación a los que los reclusos-enfermos son sometidos, rara vez logran enterarse de estos hechos.

En medio de todo este escenario cruel y desastroso, el denunciante concluyó que:

Es algo verdaderamente criminal la penosa existencia que llevan unos 112 pacientes de sida confinados en el citado centro de reclusión. El maltrato que reciben y las condiciones en que habitan evidentemente demuestran que se les niega el derecho a la vida, el más elemental de todos los derechos humanos.

 

 

Latest posts by Jorge Liriano Linares (see all)

Escribir un comentario

XHTML: Ud.puede utilizar los siguientes tags html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>