Publicado: Mie, 12 Mar, 2014

Ofensiva contra cuentapropistas no se detiene

Centro comercial 5ta y 42 La Habana. Vendedores de muebles por cuenta propia están en la mira de las autoridades cubana. Muestra de ello fue la treintena de detenidos el 14 de febrero pasado, en los alrededores del Centro Comercial 5ta y 42, en el municipio habanero de Playa.

Esta y otras redadas se focalizan en diversos puntos de la capital, luego que se decretara, después del 31 de diciembre de 2013, la prohibición de vender productos industriales importados o comercializados por la red minorista estatal.

La redada del Centro Comercial capitalino comenzó desde horas tempranas, según informó Luis Manuel Fumero García, uno de los pocos vendedores que pudo escapar escondiéndose dentro de uno de los departamentos de la tienda, haciéndose pasar por un cliente.

“Eran más de 50 oficiales de la policía vestidos de civil”, dijo Fumero aterrorizado, ya que según éste, sus colegas eran detenidos violentamente y esposados por la fuerza como si fueran unos delincuentes.

“Fuimos multados con 1 500 pesos” (60 dólares), declaró Lázaro González, uno de los arrestados, quien agrega que “fueron encerrados por más de siete horas en celdas oscuras y con muy mala higiene”.

A pesar de que estos trabajadores disponen de licencias para el trabajo por cuenta propia, son asediados y perseguidos, diariamente, por los agentes del orden público, para impedir que la venta estatal sea afectada por las ventas particulares.

Muchos de estos cuentapropistas fueron trabajadores estatales, despedidos de sus centros laborales a principios de 2013, como parte de la campaña gubernamental de reducción de plantillas anunciada por Raúl Castro en la sesión ordinaria de la Asamblea Nacional a finales de 2012.

‘’Al principio de despedirnos de nuestros trabajos nos dijeron que sacáramos licencias y ahora nos dicen que nos la van a quitar’’, dijo Yusimí Reyes a este reportero, quien también fue arrestada. Reyes trabajaba como informática en una empresa de proyectos, pero al no tener mucho contenido de trabajo, fue utilizada en la empresa como mensajera, lo que sirvió de excusa para despedirla.

A precios más bajos en las dos monedas y con mayor calidad

Mientras las tiendas venden a precios excesivamente altos y en divisas convertibles (cuc), estos particulares lo hacen en las dos monedas que circulan en el país y a precios más bajos.

Los colchones vendidos por estas tiendas estatales tienen un costo de 350 pesos convertibles, mientras los fabricados por los independientes son ofertados a la población en unos 100 cuc, los cuales disponen de una mejor calidad y les ahorra a los clientes unos 200 cuc.

Con los muebles de madera sucede lo mismo. En el caso de las ofertas estatales, estos son confeccionados con madera de bagazo, la cual es de muy mala calidad, lo que los deja fuera en la competencia con los privados que trabajan con madera preciosa. Según una fuente, que prefirió no ser identificada, las ganancias de estos productos estatales supera tres veces el costo de la inversión para producirlo, lo cual genera abundantes ganancias al Estado.

Latest posts by Vladimir Turro Paez (see all)

Escribir un comentario

XHTML: Ud.puede utilizar los siguientes tags html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>