Publicado: Mie, 19 Mar, 2014

Prosigue entre nosotros la ola coreana

Samsung tiene fuerte presencia en Cuba La Habana. Después de muchos años de distanciamiento, debido a la solidaridad con la anacrónica dinastía Kim que gobierna en Corea del Norte, los gobernantes cubanos han iniciado un tímido acercamiento a la realidad sudcoreana. Películas y telenovelas de esa nación que han sido vistas por nuestro público, y hasta la visita de una delegación cultural cubana a la ciudad capital de Seúl, forman parte de ese proceso.

Hasta cierto punto era lógico que Raúl Castro, tal vez más pragmático que su hermano mayor, se convenciera de lo inútil de continuar ignorando los grandes éxitos de ese país en todas las esferas de la vida, así como la proyección internacional de semejante despegue; una proyección que ha sido calificada como la “Ola Coreana”.

En ese contexto, y como parte de las actividades de la Feria Internacional del Libro Cuba 2014, fue presentado en la Sociedad Cultural José Martí— cierto que sin ninguna cobertura informativa por parte de los medios de difusión— el libro La economía coreana: seis décadas de crecimiento y desarrollo, de la autoría del profesor Won-ho Kim. Este académico pertenece al Consejo Coreano para América Latina y el Caribe, una entidad dedicada a promover las relaciones económicas y comerciales entre el sur de la península coreana y nuestra región.

El profesor Won aclaró que el modelo económico de su país no es una copia de ningún otro esquema, sino una genuina estrategia nacional que combina la iniciativa privada con la acción del Estado. Aunque, a diferencia de lo que sucede entre nosotros, donde las autoridades proclaman que la planificación— o sea, la actuación del Estado— prevalece sobre el mercado, en Corea del Sur es el mercado quien indica hacia qué industrias debe de ir el apoyo gubernamental.

Al adentrarse en las semejanzas y diferencias que han existido entre las políticas económicas implementadas en Latinoamérica y Sudcorea, el autor del texto aseveró que en ambos casos se acudió a la industrialización como una primera etapa en pos del crecimiento. Sin embargo, mientras que América Latina se industrializaba con vistas a sustituir importaciones— un modelo que alentó la Comisión Económica para América Latina (CEPAL) a partir de los años 60—, en Corea del Sur la industrialización sirvió para incrementar las exportaciones. De esa forma el país obtuvo los ingresos necesarios para adquirir en el exterior todas las materias primas y artículos de consumo que no era capaz de producir con eficiencia. Otro beneficio de esta estrategia fue que obligó a las industrias sudcoreanas a luchar por la competitividad en los mercados internacionales.

En la actividad fue exhibido un documental que muestra las etapas transitadas por la nación sudcoreana hasta llegar a la posición cimera que hoy ocupa. Partieron prácticamente de cero, con el país arrasado por la guerra de 1950-1953. A partir de ahí mediante una política que combinó el trabajo arduo, la educación de las nuevas generaciones, la apertura económica, y la ayuda internacional, el país avanzó aceleradamente; tanto que dejó de ser un país receptor de ayuda para transformarse en donante de recursos a las naciones pobres.

El profesor Won declaró que acababa de realizar una gira por varias naciones latinoamericanas, y que ahora se hallaba en Cuba invitado por el Centro de Investigaciones de la Economía Mundial (CIEM). Además, pensaba aprovechar su estancia en la Isla para dictar conferencias en la Universidad de La Habana, e intercambiar con especialistas de otros centros de investigación.

Sería una lástima que el paso del académico Won-ho Kim por Cuba, así como la lectura del texto La economía coreana: seis décadas de crecimiento y desarrollo, quedaran solo en el ámbito académico, y no fueran utilizadas por los gobernantes de nuestro país como una brújula para reorientar la denominada “actualización del modelo económico”. El contraste entre la situación actual de las dos Coreas explica más que cientos de libros de Economía Política. Mientras que el Norte yace en la miseria provocada por un comunismo oscurantista, la democracia y la libre empresa existentes en el Sur propiciaron el advenimiento de uno de los más florecientes Tigres de Asia.

Orlando Freire Santana

Orlando Freire Santana es periodista independiente

Latest posts by Orlando Freire Santana (see all)

Escribir un comentario

XHTML: Ud.puede utilizar los siguientes tags html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>