Publicado: Mar, 25 Mar, 2014

Robo impune de materiales

 

Robo de materiales La Habana. En el reparto Los Pocitos, del municipio habanero de Marianao, se ejecuta el proyecto constructivo Urbanización Indaya. Comprende la edificación de numerosas viviendas (de dos y tres plantas). En su mayoría, han sido designadas para los residentes de un asentamiento de viviendas marginales, desplegado por las cercanas márgenes del Río Quibú.

La obra se ejecuta en terrenos del estadio “El Palmar”. Por la simplicidad de su construcción, las viviendas son de las denominadas de bajo costo, lo que debiera obligar a ser exigente en su ejecución para lograr la máxima calidad. Mas, en una obra social que se anuncia se hace para beneficio del pueblo, se frustra ese resultado por la indebida sustracción de la materia prima con la que se construye.

Según una fuente que prefirió el anonimato, en el proceso constructivo de las viviendas los materiales que se emplean se adulteran para robar parte del contenido. Eso ocurre con conocimiento de la técnica de la obra, Clara Rivero Reyes. Al parecer, es una beneficiada de este robo. La acción continuada de estos hurtos, al quedar debilitadas las edificaciones, se traduce en severa pérdida de calidad de la construcción.

Es lo que está pasando con estas casas. Se están construyendo sin el material que realmente deben llevar. Los jefes y obreros lo venden en la bolsa negra”, agregó la fuente.

Tanto el cemento, como la arena, el polvo de piedra y las barras de acero (cabillas), desaparecen como por arte de magia. En el mes de octubre de 2013 se esfumaron tres toneladas de acero, o sea, una buena cantidad de cabillas. En consecuencia, el trabajo quedó paralizado todo un mes y los trabajadores reubicados en otras tareas. Eran responsabilidad directa del jefe de la obra, Alexis Acosta.

El 28 de febrero del presente año fueron sustraídos 26 bloques de poli-espuma, utilizados en la fundición de los techos. Nadie vio nada, incluyendo el personal que hace guardia. No hubo un jefe que explicara lo sucedido.

Es tal el relajo que los robos son frecuentes y no pasa absolutamente nada – aseguró la fuente. Y concluyó: “Si por los alrededores de la construcción indagas sobre quién vende cemento, madera o algún otro material, te dirán que preguntes en la obra, que allí seguro te resuelven”.

La situación resulta paradójica. Los vecinos de la zona, que son los que van a beneficiarse con las viviendas, resultan ser los que más lucran con los materiales asignados, o que permiten que otros lo hagan con toda impunidad. Al parecer no se percatan, o no les importa, conspirar contra la calidad de su futuro hogar.

 

 

 

Latest posts by Vladimir Turro Paez (see all)

Escribir un comentario

XHTML: Ud.puede utilizar los siguientes tags html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>