Publicado: Mar, 22 Abr, 2014

¡Cuidado al filmar en Cuba…!

Inspectores en La Palma La Habana. Casi al mediodía del pasado 10 de abril, al poblado capitalino La Palma, municipio Arroyo Naranjo, arribaron dos ómnibus cargados de inspectores estatales y de la Policía Nacional Revolucionaria (PNR). Venían a “la caza de ilegalidades”.

De inmediato arremetieron contra los vendedores ambulantes, confiscando viandas, frutas, vegetales, útiles de electricidad, de plomería, ropas, calzados, bisuterías, confituras…y hasta dinero en efectivo.

Les confiscaban las mercancías sin entregar Actas de Decomiso, lo que de hecho convertía la acción en algo ilegal, por lo cual no pocos calificarían este operativo como un asalto. No obstante, la mercancía confiscada terminó almacenada en el interior de los ómnibus y las multas impuestas fluctuaron entre 500 y 1500 pesos (20 y 60 dólares).

Alguien que pidió mantener su anonimato, aseguró a este corresponsal haber distinguido a inspectores y policías en el interior de unos de los ómnibus, comiendo de una bandeja pastelillos decomisados a una mujer.

Los activistas Roberto Ferrer y Yunier López quisieron aprovechar la oportunidad para tomarle video a una inspectora que se había separado de su tropa de asalto. Además de confiscarle la mercancía a un anciano septuagenario que vendía jabas plásticas por allí, lo estaba multando por 750 pesos. La inspectora, al percatarse de que la estaban filmando, les espetó a los activistas:

– ¡Yo cumplo con mi trabajo, soy funcionaria del gobierno!
Uno de los dos activistas (Roberto), le respondió:

– Y yo cumplo con el mío: soy defensor de los Derechos Humanos.

Roberto es activista del Partido Neocatólico y Yunier de JACU (Juventud Activa Cuba Unida), ambas organizaciones opositoras no reconocidas por el gobierno. Cuando por fin los policías se percataron de que los estaban filmando, los acometieron para detenerlos. Yunier logró escapar, pero a Roberto lo atraparon. Le despojaron de la cámara, le esposaron y fue conducido para la estación policial de El Capri. Tanto le apretaron las esposas que lesionaron una de sus muñecas.

Poco después sería trasladado para el Vivac, una cárcel enclavada en el municipio Boyeros. Primero sería acusado por el delito de receptación y a continuación se lo cambiaron por el de resistencia. Ante esta exagerada reacción represiva, surge la pregunta: ¿fotografiar o tomar videos es ilegal en este país?

Evacuando la duda, el abogado Wilfredo Vallín asegura que si no hay señal prohibitiva que lo impida, la acción de tomar fotos o videos es legal. Sin embargo, un policía -consultado por este reportero- aseveró que al menos él no permite que le apunten con una cámara. Y lo justificó con esta perla de la jurisprudencia: “¡Porque no me da la gana!”

Cuando familiares y amigos se enteraron que Roberto estaba detenido, acudieron a indagar. Alrededor de una decena de sus allegados se posicionaron en la entrada de la estación policial de El Capri, aunque sin tener la certeza de que aun estuviese detenido ahí.

Los cubanos saben que este tipo de suceso colectivo a las puertas de una estación de policía, a los ojos de las autoridades es una protesta política. Entonces el asunto pasa a manos de la Seguridad del Estado, y se envían agente de la policía política para neutralizarlo.

El agente de la policía política que mandaron citó a Gerardo Lazcano (presidente del partido Neo-católico) a una oficina de la estación El Capri para interrogarlo en privado, y de paso también amenazarle. En el transcurso de la interpelación, según testimonio del propio Gerardo, el agente le dijo saber que Yunier (quién se encontraba también a la entrada de la estación) tenía tatuado al costado de su abdomen la palabra CAMBIO.

Y Gerardo afirma que le respondió:

– ¿Y qué? ¡Otros se tatúan la cara del Che!, lo que resultó desagradablemente inesperado para el agente.

Entonces el agente puso sobre el buró una carpeta, y seguidamente le dijo a Gerardo:

-Este es el expediente criminal de Roberto, el delincuente que tú defiendes.
Y Gerardo respondió:

-Pues yo considero que es una buena persona.

Días antes de que todo esto aconteciera, exactamente el pasado 4 de abril, en la sección de Cartas a la Dirección del periódico Granma se publicó un texto donde un vecino nombrado Manuel Villalón Ravelo, solicitaba a las autoridades arremeter contra los vendedores “ilegales” en esta localidad. Indagaciones anónimasa posteriori descubrieron que la dirección del tal Villalón Ravelo no coincidía, y nadie en la zona le conocía. Todo esto hace suponer que Granma no confirma la veracidad de las credenciales de quienes le escriben, o que simplemente se presta para los embustes mediáticos oficialistas… o ambas inclusive.

Roberto estáen la mirilla de la policía política. Meses atrás denunció internacionalmente los desenfrenos de dos mujeres, Aleida y Alicia, “infiltradas” en el movimiento disidente. El reportaje se publicó en la página Cubanet, bajo el título“Chivatas Persistentes”.

Por su parte el presidente de JACU, Lilvio Fernández, opina que la personalidad de Roberto Ferrer Gener exterioriza un liderazgo natural, que la estimación y el respeto que sienten por él en el entorno donde vive y los ideales que está defendiendo, lo conviertenen un problemático para las autoridades policiales.

Roberto Ferrer fue liberado el pasado 16 de abril, en horas de la tarde, y sin cargos.

Latest posts by Juan Carlos Linares Balmaseda (see all)

Escribir un comentario

XHTML: Ud.puede utilizar los siguientes tags html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>