Publicado: Mar, 29 Abr, 2014

Mito y realidad de la vivienda en Cuba

Demoler primero que nada Santa Clara. En su alegato de defensa por los sucesos del Moncada en 1953, Fidel Castro, el denominado “líder histórico” de la Revolución cubana hacía alusión a las carencias que padecía la población de entonces. Yde ellas mencionaba la ausencia de viviendas que sufrían los sectores más bajos. Por entonces nuestro país era de unos cinco millones y algo de habitantes.

Insurrecto en la Sierra Maestra, Castro prometió al pueblo que de triunfar se erradicarían los problemas existentes en el sector habitacional. Así nació la consigna “Una vivienda para cada familia cubana”. Logró su mayor popularidad después del triunfo en 1959, cuando todos muy esperanzados aguardaban por el cumplimiento de tantas promesas.

Hoy, a 60 años de aquella ceguera de los cubanos, el problema habitacional del país es mil veces más crítico que en 1953. La población actual pasa de los 11 millones y es destacado el atraso que presenta el Instituto Nacional de la Vivienda en los planes de construcción de casas, superando yalos 30 años de incumplimientos.

Ahora se encuentran dos, tres y hasta cuatro familias ocupando un mismo inmueble de la época de la república, tres o más generaciones bajo un mismo techoy a veces conviviendo doce o más personas sin relación familiar, con cocinas improvisadas y la mayoría de las veces compartiendo un mismo baño.

Concluido el VI Congreso del Partido Comunista de Cuba, se decidió implementar un grupo de medidas (lineamientos) para intentar aliviar la insatisfacción existente en la población. Como consecuencia de ellas, desapareció el Instituto Nacional de la Vivienda y se autorizaron las construcciones de viviendas por esfuerzo propio.

También se permitió la ampliación del trabajo privado como respuesta al proceso de disponibilidad (desempleo) estatal. Así nacieron los nuevos productores de materiales para la construcción, dando respiro a la muy ineficiente industria destinada a esta función. A pesar de ello,nunca se crearon los prometidos almacenes con precios minoristas para estos productores.

Esta nueva promesa sin cumplir trajo consigo que los únicos centros existentes para la venta de materiales de construcción al sector privado se convirtieran en zona de mercado negro, donde todo se vende al por mayor. Son estos nuevos “empresarios” quienes proponen el producto acaparado por ellos al necesitado cliente de bajos ingresos. Y lo hacen a un precio que en ocasiones puede aumentar hasta un 40% por encima de su valor real.

En declaraciones de Rubén Gómez, jefe comercial de la mencionada Industria de Materiales de Construcción, éste reconoce que de 20 millones de bloques planificados para fabricar por año, solo se logran 2 millones y pico. No hace mención alguna de los demás insumos, como ladrillos, losas de piso, cerámicas, azulejos, cubiertas y otros, y se limita a culpar al transporte por los atrasos en la producción.

Paralelamente a estas dificultades que enfrenta el cubano de a pie para construirse una vivienda, siguen en fatídico curso los planes estatales para la fabricación de casas que supuestamente deben ser destinadas a los más necesitados. La falsedad de esta aseveración pudo constatarse en una reciente información publicada en la prensa nacional.

Según estos planes, de 70 mil viviendas que deben construirse por año en el país, el sector estatal sólo logra levantar 16 mil.Y se calcula que por esfuerzo propio, entre 8 y 10 mil de unas 25 mil planeadas para el año. Ahora bien,de estas 16 mil que fabrica el Estado, alrededor del 70% y más pertenecen a empresas constructoras militares adjuntas a las Fuerzas Armadas (FAR) y el Ministerio del Interior (MNINT), y destinadas para sus oficiales.

El 30% restante, o menos, se reparte entre cooperantes que realizan misiones al exterior, ya sean personal de la Salud, Educación, Construcción y otros, además de los pueblos que se construyen para los trabajadores del Turismo. Lo expuesto demuestra que posiblemente ni el 5% de estas casas lleguen a los sectores de más bajo nivel de vida de la población.

Para mencionar solamente el caso local de Santiago de Cuba, el huracán Sandy afectó 17 mil habitáculos, mas sólo el 41% de los mismosha recibido ayuda constructiva. Y en las cinco provincias orientales, debido adiferentes fenómenos naturales que las afectaran, han ocurrido 22 396 derrumbes totales y 20 710 afectaciones parciales. Y de estos derrumbes, 4 mil aún no han sido tocados.

Mientras la ministra en Planificación aboga por suelos urbanizados que cumplan las reglas de arquitectura y urbanismo, en la capital más de 40 mil personas continúan viviendo en albergues. En el país, en la misma situación, aún quedan sin solución casos de los afectados por el huracán Key en 1985. Vivenen paupérrimas condiciones y la esperanza se ha perdido para estas familias.

En el caso específico de Santa Clara, ciudad donde resido, la zona de mayor desarrollo urbanístico se localiza al oeste de la urbe. Nacido a mediados de los 80, el barrio se denomina “José Martí” y en estos últimos tres años se observaun vertiginoso desarrollo en la construcción de apartamentos. En la actualidad debe poseer unas 25 mil casas.

Sin embargo, más del 50% de ellas son propiedad de militares que las reciben por estímulo. Otro 10% está en manos de cooperantes internacionalistas, en su mayoría del sector de la salud. Cientos de apartamentos se encuentran cerrados o alquilados, pues sus dueños poseen otros inmuebles para residir. Las restantes casas son ocupadas por micro brigadistas que construyeron sus viviendas en los años 90.

El menor porciento lo ocupan las personas que reciben una vivienda por afectación. Casi siempre pertenecen al grupo de más bajos ingresos. Proceden de barrios marginales o llevan en alberges una cantidad de años indeterminada.

Así, al analizar esa promesa realizada hace 60 años, se llega a la conclusiónde que la solución al grave problema de la vivienda en Cuba nunca ha tenido posibilidades de convertirse en una realidad. Es sólo un mito.

Latest posts by Guillermo de Sol Perez (see all)

Escribir un comentario

XHTML: Ud.puede utilizar los siguientes tags html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>