Publicado: Mar, 15 Abr, 2014

Ojo, pinta: VIII Congreso de la Uneac

Logo del VIII Congreso de la UNEAC La Habana. La censura y conversión en pulpa del poemario Lenguaje de mudos, de Delfín Prats, el secuestro de cientos de ejemplares del libro Ojo, pinta, de Raúl Rivero, y la salida de cartelera de la obra en escena La hijastra, dirigida por Juan Carlos Cremata, son algunos de los actos contra la cultura pasados por alto por los integrantes de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac).

Si a esto le sumamos la censura y prohibición de películas en las pantallas de cine y televisión, el cierre de exposiciones de artes plásticas, la desintegración de proyectos danzarios y teatrales, el silenciamiento de músicos, ¿de cuál ética y política culta en los nuevos caminos del socialismo habla Armando Hart?

Son tantos los ataques contra la cultura artístico-literaria del país en más de medio siglo, que cuando se habla de identidad, sólo viene a la mente la que se alinea con la retrógrada y excluyente política cultural de la revolución. Ninguna obra que critique o se aleje de la ideología del régimen, tiene cabida en las instituciones culturales y los medios audiovisuales bajo control estatal.

Por eso es que el VIII Congreso de la Uneac fue más de lo mismo, Autobombo y cinismo en temas como Arte e industrias culturales; La arquitectura como Patrimonio Cultural de la Nación, y La cultura y los medios, entre otros que dejan mal parada a la “vanguardia” intelectual del país.

El arte convertido en medio de propaganda, la arquitectura en ruinas por toda la nación, y la cultura auténtica prohibida o manipulada en los medios, dejan un sabor de sainete en la sociedad. ¿Qué cultura se puede salvar con los mecanismos represivos, la selectividad y los instrumentos de la revolución?

Son muchas las prebendas personales que tienen que defender los más de trescientos delegados al VIII Congreso de la Uneac, si no quieren quedar al margen de la creación. Viajes, publicaciones, reconocimiento y otras bagatelas a cambio de la incondicionalidad política, les impiden hablar con honestidad.

¿Acaso los delegados al congreso no saben que Ángel Santiesteban, laureado con los premios más importantes del país como el Casa de las Américas, el Alejo Carpentier y el Julián del Casal (Uneac), se encuentra cumpliendo cinco años de cárcel por ejercer su derecho a la libre expresión? ¿Alguno lo mencionó?

Seguro que conocen también de las decenas de escritores y artistas muertos en el exilio que no pudieron regresar al país, y de sus obras que aún no se pueden admirar en Cuba siendo parte del acervo cultural de la nación. Además, ni se preocupan por quienes los partió o partirá el rayo “justiciero” de la revolución.

Hay que salvarse. Y para eso: hacer críticas “dentro de la revolución”, aunque se vistan y alimenten del exterior; decir cuatro payasadas,  hacerse eco y convertirse en muro contra la invasión cultural extranjera, la banalidad y el  mercantilismo, que pueden hallar a tutiplén en Cuba y de producción nacional

Sin dudas, el VIII Congreso de la Uneac fue otro evento de control. Las neuronas verde olivos y los libretos rojo punzó trazaron los lineamiento a seguir. Nada de libertad de creación. Hay que defender la causa, y esta pasa por las gargantas del corifeo o el silencio injurioso de quien calla la verdad.

Tal vez ahora que arte y economía revolucionaria van de la mano, les permitan abrir a cinco pesos por personas una exposición; admitan que vendan sus discos en una esquina oscura de la ciudad, o que dancen, actúen y reciten poemas entre baches, aguas albañales y paredes en ruinas de un centro cultural

Todo por la revolución. El arte, si es verdadero pero no defiende los despojos del socialismo cubano, debe esperar. Pobres carneros que van al matadero sin siquiera balar. Pobre pueblo que tiene que arar con estos bueyes para elevar su nivel de espiritualidad. Pobre Cuba y su cultura del miedo y la sumisión.

Ojo, pinta de rojo: aquí se celebró el VIII Congreso de la Uneac.

vicmadomingues55@gmail.com

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Escribir un comentario

XHTML: Ud.puede utilizar los siguientes tags html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>