Publicado: Mar, 15 Abr, 2014

Reciclaje detenido

La Habana. Los locales estatales de recuperación de materia prima están siendo afectados por la inmovilidad de cientos de toneladas acumuladas. Esta obstrucción de la cadena de reciclaje impide la compra de nuevas recolecciones, afectando la economía de los que se dedican a su acopio por las calles.

En el reparto Ciruela, calles 6ta y 4ta, esquina Modelo,en el municipio habanero de Regla, hay un almacén de recepción de estos desechos. A pesar del apartado sitio, las personas que acuden a vender las materias primas proceden de diferentes municipios de La Habana. En los últimos tiempos se ha hecho habitual que el local permanezca rodeado de vendedores de ambos sexos, acompañados por voluminosos sacos cargados con botellas de cerveza vacías, latas de refrescos aplastadas, material ferroso, no ferroso (aluminio, cobre)y cartones.

Enrique es el custodio del almacén y asevera que:

-En lo que va de año no se compra nada debido a la cantidad de toneladas de productos que tenemos en existencia. Los camiones de recogida no vienen desde noviembre. Y cuando venían se demoraban lo suficiente para dar uno o dos viajes solamente. Ahora es imposible comprar ni siquiera una botella.

Un individuo con cuatro sacos de malla repletos de latas de cervezas y refrescos utilizadas, dirigiéndose a un señor a su lado grita:

-¿Cuándo estas gentes van a comprar? No he podido seguir guardando dinero para mis tenis. Estoy en esto porque no sé qué otra cosa podría hacer para ganarme la vida. ¡La cosa está mala para nosotros!

Una señora se asoma a la puerta del recinto, pide silencio y anuncia:

-No podemos comprar nada. Vean el abarrotamiento que hay aquí dentro. Yo también estoy afectada. Si no vendo estas existencias, no tengo mi salario completo.Todos los que estamos trabajando aquí nos quejamos a la empresa. Y todos los días nos anuncian la entrada de camiones. ¡Pero no acaban de llegar!

Acogida al anonimato, una anciana del grupo de recolectores nos confía:

– ¡Qué por el televisor no digan más “recojan botellas vacías y laticas de refrescos, que el país lo necesita”!No se las llevan de los almacenes. Yo hago esto porque mi chequera no me alcanza para el mes. Con el dinerito pensaba comprarme mi pedacito de carne. Hace meses que no como nada que alimente, ¡qué horror!

Otro recolector afectado, Alipio Guerra Fuentes, también expresa su indignación:

-En años anteriores esto te ayudaba a respirar un poco. Ahora no hay camiones para llevarse las cosas. ¡Pero la verdad es que no hay vergüenza! ¡Eso es lo que está pasando, señoras y señores! ¡Y no me importa quién me está oyendo! ¡Hace meses que no cojo nada aquí!

Sin embargo, sí ocurre el procedimiento de compra, pero en un sector paralelo: el privado. En las viviendas ubicadas en los laterales del sitio se realizan compras de esas materias primas, pero a$2.00 menos el kilogramo por las latas y sólo cincuenta centavos las botellas, a diferencia del precio estatal de $8.00 (45 centavos de dólar) y $1.20 (menos de 10 centavos de dólar), respectivamente

Uno de los perjudicados, Lemay Aguirre, con gran amargura nos comenta:

-Aquí no sabes cómo ganarte unos pesos…¡ni recogiendo latas por las calles! Así las cosas, no dudo que pronto el noticiero de televisión anuncie que por falta de envases se venderán pocas cervezas y refrescos de latas.

 

 

 

 

Escribir un comentario

XHTML: Ud.puede utilizar los siguientes tags html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>