Publicado: Mar, 27 May, 2014

Fraude en Educación es endémico

Primaria Armando Parra La Habana. De mano en mano a precios de “cerdo enfermo”, de profesores a estudiantes y entre estos, la filtración de exámenes importantes acontece año tras año en el sistema educativo de Cuba sin grandes rigores de seguridad como una creciente actividad económica.

El descubrimiento de la filtración del examen de Matemáticas para el ingreso a la Enseñanza Superior, aplicado en el país el pasado 6 de mayo, ofrece un acercamiento elocuente de las magnitudes que ha tomado el flagelo del fraude en Educación, conociendo que en dicho proceso evaluativo se agrupan mecanismos de seguridad específicos para preservar su correcto transcurso.

Cuando en cuestión se aborda una de las llamadas “conquistas” del régimen que, a la vez, es de los pocos reductos existenciales del sistema político, el manejo de la situación por las autoridades ministeriales deja la duda de hasta que punto interpreta el gobierno el caos y la corrupción que caracteriza al sector. Hasta ahora solo se han informado medidas adoptadas para subsanar la crisis generada por la filtración, pasando por alto u omitiendo que se trata de un problema crónico.

Indagaciones realizadas a través de estudiantes de diferentes niveles en la capital, arrojaron que en enseñanzas inferiores como la secundaria, preuniversitaria y de mayores, las pruebas se comercializan por los docentes a valores que no sobrepasan los diez Pesos Convertibles –dolares, opera conjunto a la moneda nacional veinticinco veces más fuerte-.

Después que los exámenes entran a circular en poder de los estudiantes, los precios bajan gradualmente hasta 4 o 5 dólares y algunos se lo distribuyen de forma gratuita.

También comunicaron los educandos que existen formas de fraude donde los profesores no ponen a la venta el examen, sino la nota de la evaluación.

“Te piden el dinero y que asistas al examen para que llenes el cuestionario con cualquier cosa, más tarde en la revisión ellos arreglan los errores hasta que alcances los puntos necesarios para aprobar”, indicaron.

Manifiestamente, la negativa práctica hace mella en la calidad de la educación que reciben los alumnos cubanos y por consiguiente incide en la eminencia profesional de futuros titulados. Sin embargo, en cuanto a relevancia, otras manifestaciones de fraude atraen mayor importancia.

Desde hace algún tiempo ya no es preciso pasar varios años de estudio y esfuerzo para obtener una certificación de enseñanza vencida, pues, esos son títulos que “por debajo del tapete” tienen precio.

Amparado en la condición de fuente anónima, un funcionario Cuadro Provincial de Educación en La Habana expuso que “tienen –en el Ministerio de Educación- conocimiento de la venta de títulos”, pero “no obstante los controles no se ha podido dominar la situación”.

Basándose en informaciones recopiladas de casos de fraude de descubiertos, el Cuadro Provincial destacó que el costo promedio de un título de Secundaría es de 50 dólares, mientras que el correspondiente a bachiller se cotiza hasta 200 dólares y el de graduado de Nivel Superior obtiene un valor incluso mayor a los 1000 dólares.

En este tipo de fraude se ejemplifica a la medida la corrupción que impera en Educación. De acuerdo a la explicación que el funcionario brinda referente al mecanismo empleado por funcionarios y profesores para patentizar el fraude, en el se involucran fundamentalmente los cuerpos de dirección de institutos escolares.

“Crean una matrícula inflada con estudiantes fantasmas, cuyas capacidades de más son utilizadas para inscribir y graduar legalmente a los compradores de títulos. Si no son descubiertos antes de asentar la graduación en los Archivos Nacionales, es casi imposible poder detectarlos”, resaltó. “Para llevar a cabo esta operación sin fisuras, se necesitan implicar profesores, directores, secretarios y jefes de departamentos”.

Anterior a la filtración del examen de Matemáticas, amplía que ya se habían revelado otros sonados casos de fraude. El año pasado, recuerda, un profesor de Física del preuniversitario Kim IL Sung del municipio Arroyo Naranjo fue atrapado en la venta de exámenes. La investigación concluyó que lo venía haciendo desde hace tiempo.

Del mismo modo, en la Secundaria Obrero Campesina-Facultad Obrero Campesina Rubén Martínez Villena de Arroyo Naranjo, dos cursos atrás se detectó que miembros del instituto habían participado de la comercialización de títulos.

En medio del desarrollo de un amplio debate, de manera casi unánime el gremio de maestros se manifiesta indignado por el suceso, empero reconoce que es el resultado de necesidades económicas.

Ángel Blanco, profesor de Secundaria en La Habana, al respecto exteriorizó que “caemos en eso –fraude- por lo pobre del salario que recibimos. No estoy de acuerdo pero tampoco critico a quienes lo hacen, nadie sabe de las dificultades que nadie tiene en su casa y los trabajos que muchas veces pasa la familia. Que suban los salarios de manera equivalente a los precios de la oferta de los mercados y verán que nadie se arriesga a perder el trabajo”.

Latest posts by Claudia Colon Valladares (see all)

Escribir un comentario

XHTML: Ud.puede utilizar los siguientes tags html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>