Publicado: Mar, 20 May, 2014

Jamás sean Ciudadanos Indignos

Camarón que se duerme... Santa Clara. Los propios cubanos se preguntan hace muchos años: ¿Por qué el gobierno a pesar de ser rechazado por la amplia mayoría de la ciudadanía cubana se mantiene en el poder? Una amiga disidente y gran humanista, muy erudita por cierto, suele responder:

¿Debido a que en Cuba predomina El Ciudadano Indigno?

¿Cuál es el concepto de Ciudadano Indigno? Pues es aquel cubano residente mayoritariamente dentro de la Isla, que simula aceptar las arbitrariedades del Poder Totalitario, como modo oportunista de no buscarse problemas y evitar enfrentarse a los que (des) gobiernan a la Patria, que por cierto… es de todos.

Son compatriotas que poseen dentro de sí mismos, lo que se conoce en Pato-Psicología como El Síndrome del Avestruz. O sea, ellos ven y están en desacuerdo con los desmanes que día a día y paso a paso ejecutan los funcionarios públicos, que son aquellos que lidian con la ciudadanía en nombre de los verdaderos dueños del poder, pero prefieren no ver nada.

Sería bueno recordarles a los lectores, que El Socialismo de Estado ejercido dentro de Cuba, por algo más de 55 años, tiene entre sus primeras tareas cercenar el Civismo dentro de los ciudadanos. Que los cubanos y cubanas se transformen en entes sociales, que eviten defender sus puntos de vista y asumir las consecuencias de esta defensa, eso es Civismo.

Eliminar al Civismo Ciudadano es prioritario para los gobernantes y sus secuaces más cercanos. Mientras casi nadie levante su voz para protestar, en cuanto a cómo ellos gobiernan, entonces se crea otro síndrome necesario en la autocracia política. Se trata del denominado Síndrome de Impunidad Social, donde quienes ejercen el poder se creen impunes respecto a sus gobernados.

La mayor parte de los ciudadanos cubanos deben entender, que casi nadie nace con el conocimiento sobre: ¿Qué es el Civismo Ciudadano?, debido a que la inmensa mayoría de los residentes en esta tierra nacieron después de 1959. Pero que aquellos que hoy hacen uso de su derecho a practicar El Civismo Ciudadano, los disidentes, tuvieron miedo y lo superaron.

Todos pueden recuperar el necesario Civismo Ciudadano. Para ello y en primer lugar, solo tienen que proponérselo. En segundo lugar; deben entender que si los gobernados tienen miedo, los gobernantes poseen mayor terror a perder sus prebendas. En tercer lugar; los que gobiernan son mucho menos en cantidad, que aquellos que somos gobernados.

Para ser en la praxis un Ciudadano Digno no necesariamente se debe pertenecer a las organizaciones opositoras o defensoras de los Derechos Humanos. Un Ciudadano Digno es todo aquel que diga lo que piensa y asuma las consecuencias, pues conocemos historias de “castristas” que han desmentido calumnias contra opositores no violentos al gobierno.

Cuba será una Nación Libre y Soberana, cuando el gobierno sea independiente de otros poderosos gobiernos y a la misma vez, que sus ciudadanos sean libres de expresar sus opiniones en público y sin miedos.

José Martí aseguró: “Quiero que la ley primera de la república, sea el culto a la dignidad plena del hombre”. Lo que significa aspirar a tener cubanos y cubanas que jamás sean Ciudadanos Indignos.

 

 

 

 

 

Latest posts by Guillermo Farinas (see all)

Escribir un comentario

XHTML: Ud.puede utilizar los siguientes tags html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>