Publicado: Mar, 6 May, 2014

Prensa oficial no critica la más impopular de las reformas

Los gobernantes en tribuna La Habana. Hace unos pocos meses se puso en marcha la que ha sido hasta ahora la más impopular y contradictoria de las reformas económicas: la mal llamada venta liberada de autos al pueblo.

Los medios de prensa oficiales mantienen todavía un silencio total, una cuarentena informativa sobre el asunto, y sólo el personaje de Pánfilo, encarnado por el actor Luis Silva, ha hecho algún que otro chiste rápido en su programa humorístico para criticar la reforma de marras.

¿Por qué no se la ha llevado todavía a la esquina caliente de la crítica si ha sido una reforma impopular, ineficiente y con un marcado carácter impositivo? ¿Qué dinero se ha recaudado hasta el momento para el fondo del transporte público? ¿Con cuántas guaguas (ómnibus) puede contar ya el Ministerio del Transporte para aliviar la situación del transporte público en la isla? Al parecer es un secreto de Estado.

Qué sentido tienen las palabras del presidente cubano, Raúl Castro, cuando, refiriéndose  al proceso de actualización del modelo económico cubano, expresaba: “No es perfecto lo que hacemos, a veces nos falta experiencia en algunos temas y cometemos errores, por eso cada asunto tiene que estar sometido constantemente a las observaciones críticas”.

Es muy fácil darse cuenta que con esta reforma se cometió un error garrafal, y que necesita una avalancha de críticas para corregir el rumbo.

No es posible que los periodistas que tienen la misión de criticar no se hayan dado cuenta de que la mal llamada venta liberada de autos al pueblo está destinada a cualquier cosa menos al pueblo.

A qué le temen los periodistas si el propio gobernante también afirmó que: “nos hemos acostumbrado a que las indicaciones lleguen de arriba y eso debe cambiar. Los órganos de dirección, desde el municipio de Sandino hasta el de Maisí, tienen que emitir opiniones en el lugar adecuado, en el momento oportuno y de forma correcta”.

¿Por qué tampoco han aprovechado todos esos congresos y reuniones de periodistas, escritores y artistas?

El escritor Leonardo Padura fue uno de los pocos que alzó su voz en contra de lo que se puede llamar una contrarreforma, y expresó: “La pretensión de haber encontrado El Dorado o las Minas del Rey Salomón vendiendo un Peugeot del año anterior a un cuarto de millón de dólares o un auto de uso en varias veces su mejor precio posible, es una mueca macabra para el ciudadano cubano que, con su trabajo y esfuerzo, pretendió dar una cierta mejoría a su vida adquiriendo un auto que, desde antes de las nuevas tarifas, ya resultaba suficientemente caro”.

“El pragmatismo y el realismo que parecía imperar en la actualización de la política económica cubana, destinados a introducir cambios que agilizaran los mecanismos de un sistema económico atrapado en restricciones y estructuras que se tornaban absurdas y retardatorias, poco tiene que ver con esta medida”.

No se les pide a los periodistas del oficialismo cubano que traicionen la lealtad que le han jurado al gobierno, sino que ejerzan la crítica, no en el momento y lugar adecuado, sino en el necesario.

 

Escribir un comentario

XHTML: Ud.puede utilizar los siguientes tags html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>