Publicado: Mar, 24 Jun, 2014

“14 y Medio.” Otro proyecto de libertad

Esta entrada también está disponible en: Inglés

Yoani Sánchez Miami. Con menos revuelo del esperado pero con polémica se produce el lanzamiento de 14 y medio, el nuevo espacio informativo independiente anunciado por su creadora Yoani Sánchez durante su primera visita a Miami. Que las autoridades cubanas cuestionaran el evento con los argumentos de costumbre era esperado. Merece más atención la controversia generada entre algunas voces de la oposición a raíz del suceso, reacción que se explica en parte ante algunas declaraciones y desmesuras de la prensa.

El ejemplo principal llega en el reportaje de AFP del periodista Francisco Jara titulado Bloguera opositora Yoani Sánchez lanza primer medio independiente en 50 años en Cuba. En dicho escrito Yoani promociona 14 y medio.com de una peculiar: “… a las 8 a.m. los cubanos podrán leer el medio lanzado mientras toman un café. “ Adelanta que encontrará amplia difusión mediante la distribución mano a mano a través de las modernas herramientas que circulan en la Isla como pendrives, celulares, correos electrónicos, DVDs o CDs.

A los titulares desafortunados que ponen énfasis en la envoltura del producto noticioso sin atender al daño que pueden ocasionar, hay que sumar en cierta medida algunas declaraciones de Yoani, sacadas por pinzas de las páginas de los medios internacionales que la han entrevistado. Entre estas las que refieren al nuevo medio como el que ayude y acompañe a la necesaria transición que ocurrirá en Cuba. Un espacio que pretende contar Cuba desde dentro Cuba; que no pretende ser anticastrista porque el castrismo ha muerto con el término de su ciclo vital. Un proyecto en fin que puede significar la siembra de raíces de prensa libre. Un hecho que Jara señala como sin precedentes en medio siglo de régimen comunista en la Isla, en la que toda oposición se considera ilegal. Una realidad que no ha impedido la creación de espacios como Primavera Digital (2006) y Cuba Prensa Libre.

Sin ánimos de crear animadversiones hacia una idea que contribuye en los esfuerzos por abrir espacios democráticos en la Cuba a la que aspiramos, es bueno tener presente dos actitudes fundamentales que nunca deben perderse de vista; la humildad y el reconocimiento a quienes desbrozaron el camino por el que hoy podemos avanzar. Una senda por la que la prensa independiente en Cuba lleva recorrido un andar de décadas y que se inició desde los primeros días de presidio político cuando los presos escribían boletines a mano para trasmitir noticias entre ellos y de alguna manera estar al día con el acontecer externo e interno.

Como tantos otros proyectos 14 y medio surge en un proceso donde se eslabonan muchas voluntades por abrir espacios libres en la Isla. Por citar algunos la fundación de APIC en los comienzos de los noventa. Las entrevistas grabadas en directo con una vieja grabadora por Pablo Reyes, los boletines El Camagüeyano libre y Pueblo de Dios (finales de los ochenta) antesala este último del Movimiento Cristiano Liberación. No pueden omitirse Cartas de Cuba, revista editada en Puerto Rico, cuyos números llegaron a circular en Cuba a pesar de las limitaciones y persecución. Parte destacada corresponde a Cubanet fundado en 1994 y que se mantiene hoy en día dando espacio, trabajo y manutención a la prensa independiente que desde la Isla contribuye a llevar a esta página y otras tantas noticias, entrevistas, reportajes, fotos y videos más recientemente.

Momentos importantes fueron la creación del Buró de Prensa Independiente el 5 de septiembre de 1995 presentado para su legalización en el Ministerio de Justicia. Respuesta que como es natural nunca se produjo. Una idea que ya se venía madurando desde 1992 por varios periodistas entre los que se encontraban Raúl Rivero y Fernando Velázquez. Otro hito en esta carrera en la que entraron profesionales de carrera y otros muchos hechos a la carrera, fue la publicación de la Revista de Cuba bajo la dirección de Ricardo González Alfonso en la organización Márquez Sterling. Para algunos el detonante que provocó el encarcelamiento de numerosos periodistas independientes en la conocida como Primavera Negra del 2003.

Posteriormente hay que recordar la valiente actitud de las mujeres de aquellos presos con Claudia Márquez al frente, que en plena ordalía represiva y con sus familiares en prisión, pese a todo tipo de amenazas, sacaron a las calles el segundo número de la revista proscrita.

Sitio importante en esta lista corresponde a la revista Vitral, medio que a pesar de salir a la luz bajo cobertura de la iglesia católica pinareña consistió en una publicación con independencia y personalidad plena. El impreso llegó mano a mano a todos los rincones del país, incluyendo sus cárceles. Suscriptores de todos los espectros de la sociedad, no necesariamente católicos, buscaban ansiosos cada número de la revista dirigida por Dagoberto Valdés. En sus páginas se hacía un serio análisis de la realidad política, económica y social de Cuba, entrevistas a reconocidas figuras del exilio o del ámbito internacional (ejemplo el Padre Santana y Lech Waleza) e incluso la promoción del Premio Sajarov otorgado a Oswaldo Payá, con el discurso que pronunciara en el Parlamento Europeo el líder opositor junto a un esbozo biográfico.

Tal vez alguien señale que muchas de estas herramientas estaban o están en suelo extranjero y ello no les confiere el derecho a considerarlas auténticas raíces de la libertad de prensa lograda en Cuba. O que quienes difunden a través de ellas reciben recursos externos. Algo que no es novedad ni pecado. La historia encierra precedentes sobre un exilio que ha sido tierra de asiento de las libertades cubanas. Lejanamente lo hizo Félix Varela desde El habanero. Pero la misma Yoanis señala que su publicación, a pesar de ser casi en su totalidad hecha desde dentro, tendrá su sitio alojado en el extranjero.

En el mismo escrito de Jara el periodista recuerda que en los años 80 el gobierno de Reagan creó Radio y TV Martí para transmitir noticias a Cuba, pero las señales de esa vía fue bloqueada desde sus comienzos por Fidel Castro. Escribe Jara que desde entonces (se sobre entiende los ochenta) la audiencia de esa emisora se nutría básicamente de cubanos radicados en Miami. Una aseveración falsa y alejada de la realidad. Cabe señalar que eran cubanos de la Isla los que enviaban las noticias que se radiaban en la Radio Martí y que sus voces grabadas o notas escritas llegaban de rebote a la Isla a pesar de los intentos por bloquear la señal. Durante muchos años esa fue la única vía de retroalimentación noticiosa y conexión con la realidad externa con la que contamos en Cuba, que no pocos escuchábamos mientras tomábamos un buchito de café o un trago amargo de chifé cuando las cosas empeoraron.

Sin pretender tomar partido en pro o en contra sino más bien en defensa de la nueva idea, me sumo a quienes alzan su voz para pedir que no restemos, manteniendo siempre el reconocimiento a lo que se ha hecho, sin menoscabar o emitir la sensación de que se pretende borrar trayectos recorridos que cierta manera nos han precedido en el camino arduo hacia la libertad aún por recorrer. Peor es callar por temor a herir, cuando tenemos ante nuestros ojos la re escritura histórica hecha por ese mismo sistema que hoy lucha por pervivir en una nueva faceta.

Escribir un comentario

XHTML: Ud.puede utilizar los siguientes tags html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>