Publicado: Mar, 24 Jun, 2014

Asaltadas por los pelos

Por los pelos Jaimanita, La Habana. La crisis económica y el deterioro social en Cuba parecen crecer en espiral, sin límites a la vista.

Individuos inescrupulosos que viven del sudor ajeno y sacan provecho de cualquier manera, se las ingenian cada día para inventar nuevas formas de enriquecimiento ilícito. Ahora es la venta de pelo.

En lo últimos días se han vuelto a escuchar en La Habana, nuevas historias sobre asaltos a mujeres en plena calle, por delincuentes que les cortan el pelo con tijeras aprovechando la oscuridad de la noche, o que esperan escondidos en los pasillos de los edificios, o entre los matorrales a sus víctimas, para cortarles las melenas, que son cotizadas a buen precio en las peluquerías particulares para confeccionar las extensiones y pelucas.

En un recorrido por varias de estas peluquerías de la capital, se pudo conocer que es el pelo virgen, el que nunca ha sido teñido ni tratado con químicos, el de mayor valor en el mercado. Su precio depende del tamaño y la forma en que se realiza el corte. Por ejemplo, un mechón de treinta centímetros puede llegar a valer 15 dólares. Una trenza larga y abundante vale 40, pero es el pelo de las jóvenes y las niñas el más buscado, por su figuración y vitalidad.

Según las palabras de los trabajadores por cuenta propia cargo de estos centros de belleza, a ellos no les interesa la procedencia del cabello, siempre que posea calidad y puedan ser utilizados en los servicios que ofertan a sus clientes. Si no cuentan con materia prima para extensiones y pelucas, el cliente se irá a otra parte y peligra su negocio. Dicen que evitar los asaltos y cuidar las calles es tarea de la policía y si alguien llega con una buena trenza, entonces las compran, sin preguntar.

Los municipios más afectados hasta el momento son San Miguel del Padrón, Marianao y Habana Vieja, aunque también se han reportado casos en el Cotorro y Habana del Este. En una ciudad donde nadie quiere trabajar, debido a los bajos salarios que paga el Estado, las pésimas condiciones de los centros laborales y la falta de motivación en la población, hastiada de los caminos sin salidas, sumado a la facilidad de venta y el alto precio del cabello, convierten en un verdadero peligro para las mujeres exhibir una hermosa cabellera en la calle.

 

 

 

 

 

Frank Correa

Frank Correa es periodista independiente y miembro de APLP

Latest posts by Frank Correa (see all)

Escribir un comentario

XHTML: Ud.puede utilizar los siguientes tags html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>