Publicado: Mie, 11 Jun, 2014

Coser y cantar en el exilio

Casa del Alba Cultural La Habana. Silenciar los éxitos de los escritores cubanos en el exilio, borrar sus obras del acervo literario de la nación, y romper puentes para impedir la circulación del hecho literario integrador entre ambas orillas, son parte de los actos dictados por la contracultura ideológica que rige la política cultural de la revolución.

Sólo después de muertos, decenas de escritores que abandonaron o fueron obligados a dejar atrás la isla comunista, comienzan a ser considerados cubanos, se mencionan sus nombres en espacios culturales del país, se les rinde homenaje, debate y se publica esa obra prohibida en vida del autor.

Paradigmas de la literatura cubana y de su cultura en general como Lidia Cabrera, Gastón Baquero, José Luciano Franco, Eugenio Florit, Lino Novás Calvo, Heberto Padilla y Severo Sarduy, entre tantos otros que harían la lista interminable, fueron “reivindicados” luego de morir alejados de su tierra natal.

Y esa especie de exhumación ideológico-cultural se pretende aplicar a otras generaciones de escritores cubanos que, en épocas recientes, y por causas políticas o falta de libertades similares a las vividas por sus antecesores, no están en Cuba y escriben desde el exilio condenados a no ser leídos en su país.

Pero ahora los censores ideológicos y sus correveidiles políticos encargados de prohibir cualquier obra o autor que cuestione los desvaríos socio-culturales y económicos en que se hunde la nación, la tienen más difícil ante el acceso (cuasi clandestino) a tecnologías informáticas que apenas pueden contener.

A través de soportes digitales como discos o memorias flash, entre otros aditamentos, amigos que van y vienen, o mediante el acceso libre al internet en una sede diplomática en La Habana, se puede conocer la otra visión de la cultura cubana hecha en el exterior, que complementa la identidad nacional.

El desarraigo, la nostalgia, la ira, el desprecio, la soledad, el temor y cuantos sentimientos bullen en una persona arrancada contra su voluntad de su contexto natural e insertada en un medio desconocido, no pocas veces hostil y discriminador, son temas recurrentes en las obras de los escritores exiliados.

La doblez del personaje Ella/She en la obra Coser y cantar, de la dramaturga cubana Dolores Prida, “cuyas secuelas de expatriación la ciñen a una situación circunspecta pues no consigue establecer un balance entre su yo cubano y su yo americano” al decir de Patricia Tomé, es una muestra de esa realidad.

Y es a través del tema del desarraigo como denominador común, pero sumando vivencias personales y colectivas de sucesos omitidos y realidades manipuladas por la historiografía oficial, que los escritores cubanos exiliados entretejen los retazos prohibidos de un pais dividido por la política y el mar.

Un ejemplo que sustenta lo anterior entre los lectores cubanos de literatura undenground, es la novela Un ciervo herido, de Félix Luís Viera, que pese a no estar publicada en Cuba (Ed. Plaza Mayor, Puerto Rico, 2003), pasea de mano en mano por su calidad escritural y su sentido revelador de los desmanes cometidos en las Unidades Militares de Ayuda a la Producción (UMAP).

Asimismo, La isla de los amores infinitos, de Daína Chaviano, Última rumba en La Habana, de Fernando Velázquez Medina, La fiesta vigilada, de Antonio José Ponte, y La nada cotidiana, de Zoé Valdez, develan en diferentes tornos discursivo un leitmotiv temático emparentado por su miradas críticas al poder.

De igual suerte, novelas como Las palabras y los muertos (Premio Internacional Mario Vargas Llosa, 2006), escrita por Amir Valle Ojeda, y El difunto Fidel C, de Teresa Dovalpage, escudriñan y revelan, discurren y trazan desde la ficción, el posible escenario de una Cuba sin el líder de la revolución.

Obligados a ejercer El duro oficio del exilio, como decía el poeta turco Nazim Hikmet, los creadores cubanos diseminados por el mundo, ahondan, diseñan, señalan y estremecen con esas historias reales o ficticias escritas con un pie en la isla y otro en el exterior, pero desde una vocación que afirma su cubanidad.

vicmadomingues55@gmail.com

 

 

 

Escribir un comentario

XHTML: Ud.puede utilizar los siguientes tags html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>